in

Renuevan su compromiso con Dios

Arriba

Regresan a su casa formativa en una fecha especial

Con el agradecimiento a Dios por la renovación sacerdotal y petición de fidelidad al Creador, el arzobispo Jorge Carlos Patrón Wong y el padre Jorge Carlos Menéndez Moguel celebraron ayer la misa de su 33er. aniversario de ordenación sacerdotal en el Aula Magna del Seminario Conciliar, casa de formación de ambos presbíteros.

La celebración incluyó la participación de sacerdotes del equipo formador y del presbiterio, seminaristas, religiosas y familiares de los yucatecos ordenados el 12 de enero de 1988.

El padre Jorge Patrón es secretario de los Seminarios para la Sagrada Congregación del Clero y el padre Jorge Menéndez es párroco de San Francisco de Asís de Conkal.

El padre Jorge Menéndez fue el primero en dirigir un mensaje. “Cada año evidentemente es diferente y ahora que la gracia de Dios nos ha permitido llegar a los 33 años de vida sacerdotal. Fue un año totalmente diferente, anómalo. Un año en el que la pandemia ha marcado de forma determinante nuestro sacerdocio”.

¿Cómo ser sacerdote en tiempo de pandemia?, preguntó. “Se han escrito libros, se han dado conferencias, se ha organizado retiros para presbiterios, hermanos sacerdotes y congregaciones para trata de iluminar aquello, dar pistas al ministerio sacerdotal en un momento crítico de la historia”.

“Se convierte no solo como lo recordaba el papa Francisco en marzo en aquella épica sesión de oración en la Plaza de San Pedro. Esa ceremonia tan llena de signos, tan llena de símbolos que todos vimos por televisión pero particularmente lo que el Papa recordaba ese 27 de marzo para mí marcó todo este año sacerdotal”.

“¿Qué decía el papa Francisco en aquella sesión de oración? Estamos en la misma barca, estamos remando juntos y el sacerdote tomado de la Cruz de Cristo se convierte en un compañero de esta experiencia”.

Recordó que en junio pasado contrajo el Covid-19, “pero con la gracia de Dios y la ayuda de los médicos pude salir de ella y esto me hizo todavía más sensible y solidario a la terrible enfermedad y terrible momento que todos estamos viviendo”.

El padre recordó que el año pasado tuvo la gracia de ser enviado a una comunidad de Conkal. “Quiero pedir al Señor que me ayude que me de la salud necesaria para seguir acompañando a tanta gente”.

El padre pidió a Dios que “nos dé la gracia de la fidelidad sacerdotal para seguir siendo compañeros de camino, de barca, imagen del buen pastor, que guía y que acompaña a su rebaño por cañadas oscuras”.

A su vez, monseñor Patrón Wong comentó que se sentía feliz de la oportunidad de celebrar en el Seminario porque cuando está aquí, en su casa, puede agradecer públicamente a los arzobispos que lo enseñaron a ser sacerdote, compañero, amigo.

“El plan de Dios para nosotros es que salgamos mejor”, dijo de la pandemia.

En la misma ceremonia de ordenación sacerdotal de los padres Patrón y Menéndez recibieron el ministerio Juan Pablo Mex Caamal, párroco de Huhí, quien no asistió a la misa por motivos de salud, y José Luis Sobrino Navarrete, ya fallecido.

El padre Candelario Jiménez Jiménez, vicario general de la Arquidiócesis estuvo presente.

También se dio a conocer que el motivo de salud que impidió la asistencia del presbítero Juan Pablo Mex no es Covid-19.

Luego de la misa, que se realizó siguiendo todos los protocolos sanitarios, los sacerdotes recibieron muestras de cariño de los asistentes.— Claudia Ivonne Sierra Medina

 

Moody's califica a Pemex como lastre

La depresión, asunto grave