in

Repensar en los mayas modernos

Foto: Megamedia

Una idea errónea impide ver a los pueblos actuales

Hoy en “Miradas en el tiempo de ProHispen”, el antropólogo social Indalecio Cardeña Vázquez habla los mayas antiguos y los modernos.

“Una de las ideas que solemos tener con relación a la civilización maya es aquella relativa a la temporalidad. En ocasiones cuando escuchamos el término ‘los mayas’ solemos pensar en el pasado: nuestro pensamiento suele dirigirse hacia Chichén, Uxmal, Dzibichaltún y no hacia las comunidades actuales en donde viven estas personas que hablan maya, que tienen costumbres mayas, que tienen toda una manera de ser muy propia y muy característica de ellos mismos, de los mayas.

“Pero ¿por qué sucede esto? ¿Por qué solemos pensar en el pasado y no en el presente? Esto puede deberse a esta idea errónea que hay de que los mayas se extinguieron antes de la llegada de los españoles; esto no es correcto, lo que sucedió fue que en el siglo X ocurrieron hambrunas, catástrofes, terremotos, huracanes, sequías, agotamiento del suelo... a las que se le agregaron profundos descontentos sociales en contra de los dirigentes, en contra de los gobernantes porque ellos no eran capaces de ofrecer una solución a todos estos problemas que se presentaban.

“Ante esto, la gente se sublevó junto con los grandes centros ceremoniales, los grandes palacios, las ciudades fueron deshabitadas y muchos dirigentes fueron asesinados, fueron exterminados.

“Después lo que se conoció como el colapso maya, la civilización maya entró en un declive en términos generales y si bien durante los siglos XIII, XIV y en especial a principios del XV cuando llegaron los españoles, los mayas fueron capaces de oponer una vigorosa resistencia, la fuerza del rigor no se puede comparar ni mucho menos con la que hubo en su momento de apogeo en los siglos VI, VII y VIII.

“¿Qué pasó después? Durante la época colonial los mayas siguieron presentes y constituyeron entonces la mano de obra de los españoles. En el siglo XIX, dos sucesos marcaron de nuevo la fuerte presencia de los mayas: uno fue la Guerra de Castas, con la cual los mayas quisieron librarse de todo este dominio de siglos que venían padeciendo, y el otro fue el auge henequenero, donde los mayas constituyen la principal mano de obra. Al llegar el siglo XX, los mayas siguen presentes con todo el vigor de su trabajo.

“¿Qué ocurre entonces? Si nosotros tendemos la mirada a través del tiempo, vemos entonces que hay mayas antiguos y mayas modernos”.

 

“¿Por qué solemos pensar en el pasado y no en el presente?”

AMLO espera participación

Suman ocho feminicidios