in

Resumen la historia de Roma en una exposición

Foto: Megamedia

ROMA (EFE).— Roma ahonda en su pasado para celebrar sus 150 años como capital de Italia, a través de una exposición inaugurada ayer en la que se repasa aquel tiempo en el que la ciudad cambió para siempre tras ser arrebatada al poder milenario de los papas.

La muestra, titulada “Roma. Nascita di una capitale 1870-1915”, recorre los eventos históricos y las profundas transformaciones urbanísticas de la llamada “Tercera Roma”, la que siguió a la mítica de los Césares y a la espiritual de los papas.

La designación de Roma como capital concluyó el complejo proceso de Unificación del país que venía desarrollándose a lo largo del siglo XIX al calor de las tesis nacionalistas del Romanticismo.

Abierta en el Palacio Braschi, junto a plaza Navona, la exposición arranca con la toma de Roma en 1870 por parte de las tropas del rey Vittorio Emanuele II al papa Pío IX y su anexión al Reino de Italia oficializada en enero de 1871, hace siglo y medio.

El visitante podrá “ponerse en la piel de un personaje imaginario que ha nacido en torno a 1850” para comprender aquellos avatares históricos, desde la toma de la ciudad hasta la entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial en 1915, explicó a Efe la superintendente cultural del ayuntamiento, Maria Vittoria Marini Clarelli.

De este modo, es posible asistir a la transformación social, política y cultural de la nueva capital, que en las últimas décadas del siglo XIX duplicó su población, de 200,000 a 420,000 habitantes, con “italianos llegados de todas partes”, sostuvo.

La alcaldesa, Virginia Raggi, agradeció la colaboración público-privada y la contribución de museos, fundaciones y universidades a la exposición, compuesta por unas 600 obras y documentos históricos.

La unificación de Italia comenzó en el norte en 1861, pero el general Giuseppe Garibaldi y el conde de Cavour, “padres de la patria” con el rey de Saboya, tenían la “atención puesta en Roma” y no consideraron culminado su objetivo hasta que esta no se convirtió en su capital tras un plebiscito en 1871 en el que ganó el sí.

Panorámica

La exposición da cuenta de la evolución de la Ciudad Eterna, cuna y punto de encuentro de figuras de la cultura, pero también bajo el flagelo de la pobreza, la pillería y las enfermedades tras una larga y convulsa historia tras la desintegración del Imperio.

El personaje imaginario que guía la exposición habría vivido, entre otros hechos, el surgimiento de nuevos periódicos o la apertura de teatros, hasta entonces tenidos “en baja consideración”, así como la Exposición Universal de 1911.

En esa época, “la mayor preocupación de los intelectuales era que Roma perdiera su universalidad, que se convirtiera en una capital como las otras, que dejara de ser el lugar donde los hombres de cultura se encontraban como en casa”, aseguró Marini.

Pero la cultura mantuvo su influencia, hasta que Italia “entró en la guerra porque todos los jóvenes intelectuales se pusieron de parte del intervencionismo”.

Así lo demuestra, en una de las últimas salas un vídeo del famoso discurso del poeta Gabriele D’Anunzio a favor de la entrada de Italia en la guerra contra Austria. Era la antesala del Fascismo que llegaría en la década de 1920, su historia más oscura.

Nueva muerte en una cárcel de Yucatán: se presume suicidio

La corrupción, traba para el progreso de Centroamérica