in

Es el orgullo de Cuba

El pintor José Miguel Pérez (a la derecha) recorre su exposición “Divas”

Rinden honores a Alicia Alonso con una exposición

LA HABANA (Xinhua).— A un día de cumplir 98 años de edad, la directora del Ballet Nacional de Cuba (BNC), la bailarina y coreógrafa Alicia Alonso, se ha convertido en un mito dentro del mundo de la danza al que reverencian los cubanos.

La prima “ballerina assoluta”, quien perdió la visión hace un par de décadas, ha dejado sobre los escenarios una historia irrepetible en la que encadenó grandes éxitos dentro y fuera de Cuba, al interpretar personajes como Giselle, Odette, Swanilda, Odile y Carmen.

Hoy día, Alicia está fuera de los focos públicos, al parecer por problemas de salud, que incluso le impidieron asistir a la inauguración a fines de octubre último del XXVI Festival Internacional de Ballet de La Habana, una cita en la que participaba de manera activa cada año.

Pero a pesar de su ausencia pública, los cubanos han preparado una jornada de homenaje iniciada con la apertura de la exposición “Divas”, del pintor cubano José Miguel Pérez en una de las salas del Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”.

La muestra está conformada por 10 coloridos retratos en acrílico sobre tela de la bailarina, en los que aparece con diferentes expresiones que permiten enunciar el paso del tiempo. A un lado, los rostros de 12 mujeres anónimas parecen observar y aprender de manera simbólica de la vida de Alicia Alonso.

“Alicia aún hoy es ejemplo con sus 98 años”, dijo el autor de los cuadros, un artista con una formación académica en varias escuelas de arte de la isla. Opinó que cuando una persona tiene el talento de la exbailarina se convierte con facilidad en un mito y en fuente de inspiración para otros artistas.

A su vez, el crítico de arte Tony Piñera consideró en ese sentido que Alicia “es un símbolo de Cuba”. “Ha dedicado su vida entera desde su más lejana juventud a la danza y formó el embrión, la compañía junto con Fernando y Alberto, que dio lugar al Ballet Nacional de Cuba”.

Piñera, quien es periodista y curador, destacó en especial el aporte de la directora del BNC a la conformación de lo que los críticos llaman la Escuela Cubana de Ballet, que es la más joven que existe en el mundo. “Podemos asegurar que ella es la madre de todos los bailarines cubanos contemporáneos, porque fue la precursora de la compañía”, apuntó el crítico.

Como parte del homenaje a la coreógrafa, otro pintor cubano, Jesús Lara Sotelo, presentará el poemario “Alicia y la elección de la fe”, publicado por la editorial española Punto Rojo Libros e ilustrado por el autor con obras dedicadas a la bailarina en la última década.

 

Banksy crea obra en Gales

Viajarías sin prisa y estrés