in

Rompe el hielo con música

El agente de Policía de los Ángeles Chris Reza frente a un mural en la Mariachi Plaza

Un policía, cerca de la comunidad como mariachi

LOS ÁNGELES (EFE).— Chris Reza es conocido en Boyle Heights como el “policía mariachi”. Como detective del cuerpo de Policía de Los Ángeles (California), Reza emplea la música para “romper el hielo” con la gente de a pie y fortalecer las relaciones comunitarias.

“La idea es humanizar la placa”, explica Reza en Mariachi Plaza, un lugar ubicado a pocos metros de su lugar de trabajo y al que asiste en más de una ocasión a actuar junto a su banda Mariachi Los Servidores, compuesta por agentes de policía del sur de California.

Allí, entre los murales de herencia mexicana y una estatua dedicada a Lucha Reyes, aparece Reza con su traje azul oscuro del Departamento de Policía de Los Ángeles y entona varias canciones al estilo charro tradicional ante el asombro de los presentes, que no dudan en felicitarlo.

“La gente ve algo así y se acerca a hablarte. Sienten que formamos parte del barrio. No ven todos los días a un agente de Polícia cantar a plena luz del día en público. Derriba la frontera entre la Policía y la gente. Rompe el hielo ligado al uniforme”.

La próxima actuación de Reza y su grupo es el domingo en el Downey Theatre, donde brindarán un concierto ranchero con el lema “Violines, No Violencia”, cuyo fin es recaudar fondos para comprar instrumentos musicales que serán donados a los departamentos de música de varias escuelas.

“Creo que acercar la música a los niños es una necesidad. Les permite alejarse de las bandas y de las armas. Tengo amigos que me dicen que si no fueran mariachis, estarían muertos o en prisión.

“Cuando los niños nos ven actuar, compruebas que no han tenido ese tipo de interacciones con agentes de Policía. Nos veían de otra manera. Y si podemos ayudarles a encontrar un buen camino en la vida, ¿por qué no lo vas a hacer?”.

Reza llega puntual cada día a las 6 de la mañana a la comisaría de Hollenbeck. Allí atiende a las peticiones pendientes del turno de noche, elabora informes, habla con las víctimas de los casos que gestiona, se pone en contacto con los fiscales de distrito…

Se encarga especialmente de crímenes contra la propiedad: robos, asaltos, hurtos, vandalismo y sustracción de vehículos. También se ocupa de casos de violencia física. Es su trabajo y lleva 19 años haciéndolo.

Pero la música es su verdadera pasión y nunca lo ha querido ocultar.

“Crecí escuchando la música mariachi. Mi madre era cantante en fiestas y bodas y me inculcó ese amor. Yo seguí su camino, primero un poco a escondidas, y después mientras iba a clase para convertirme en policía. Hubo altibajos, pero es difícil renunciar a algo cuando lo quieres tanto”.

El agente comenzó su carrera musical organizando pequeñas actuaciones en público luciendo el tradicional traje de charro.

Ánimos

Chris Reza recuerda que sus compañeros de división se percataron de su afición a la música y le pidieron que se involucrara en algunas actividades comunitarias.

Caso

Uno de sus primeros actos fue una presentación en la fiesta de XV años de una joven con parálisis cerebral.

Cartón de Tony: Lo que diga su dedito

Encuentro Cinematográfico de la Filey

Cine para todos en la Filey