in

“Rompimos estigmas”

ROMEO and JULIET, English National Ballet_ Bristol Hippodrome; Juliet; Alina Cojocaru, Romeo; Isaac Hernández, Mercutio; Cesar Corrales, Benvolio; James Forbat, Tybalt; James Streeter, Rosaline; Alison McWhinney, Paris; Max Westwell,

Isaac Hernández presenta este mes la última gala del proyecto artístico “Despertares”, al que reconoce la capacidad de transformar la visión de la danza clásica en México

El próximo sábado 20, cuando baje el telón de la gala “Despertares” habrá finalizado un proyecto artístico por el que, a iniciativa de Isaac Hernández, desde 2012 actuaron en México algunos de los nombres más conocidos y respetados de la danza en el mundo.

En este tiempo el bailarín mexicano, en la actualidad una de las estrellas del Ballet Nacional de Inglaterra, ha sido anfitrión de figuras como María Kochetkova, Marie-Agnès Gillot, Vadim Muntagirov, Isabella Boylston, Joaquín de Luz, Alicia Amatriain, Michaela de Prince y Brooklyn Mack.

Pero no solo el ballet ha sido convocado. También el tap, el teatro musical y la danza urbana han ocupado un lugar en las funciones, que en ocho años han tenido seis ediciones: cuatro en Ciudad de México y dos, entre ellas la de este mes, en Guadalajara, ciudad natal de Isaac.

Esa variedad caracterizará asimismo al último “Despertares”, como el bailarín informó en mayo pasado que lo sería porque “en este momento no existe la visión ni el genuino interés para continuar este proyecto con la misma calidad con la que nació”.

Según revela Isaac al Diario en charla por teléfono, el programa “es muy especial este año” porque reunirá a “las tres bailarinas que han marcado a nuestra generación en la danza clásica”: Alina Cojocaru —por primera vez en México—, Natalia Osipova y Tamara Rojo.

Además, se presentarán por primera ocasión en el país obras de Justin Peck (“Hurry Up We’re Dreaming”, con Esteban Hernández y Kamryn Baldwin, del Ballet de San Francisco) y Liam Scarlett, coreógrafo residente del Royal Ballet (con Isaac y Alina). Tamara Rojo interpretará a Frida Kahlo en una pieza tomada de “Broken Wings” de Annabelle López Ochoa sobre la pintora mientras Geo Meneses canta “Llorona” en vivo.

“Va a ser un momento muy bonito, especial y único porque todos estos fragmentos no tienen permiso de presentarse más que en ‘Despertares’”, señala Isaac. “Es un privilegio que los coreógrafos confíen en nuestro proyecto y den la oportunidad de ver su trabajo en un escenario nacional”.

Después de ocho años, ¿crees que “Despertares” cambió algo en la percepción de la danza en México?

Definitivamente, eso me queda muy claro y es una de las cosas que me hace sentir más orgulloso de este proyecto. El ballet en México nunca más se va a ver de la misma manera, por lo menos en esta generación. Llegamos a romper muchos de los estigmas que existían alrededor no solo del ballet, sino de las artes. Hemos llegado a miles de personas con el espectáculo, a miles de jóvenes a través de las diferentes plataformas que desarrollamos, estamos generando debates a nivel nacional sobre la importancia de la cultura, de apoyar a los jóvenes creadores.

¿No temías que al incluir otras disciplinas (jazz, tap) se considerara que no estaban a la altura del ballet?

Eso nunca fue para mí una preocupación, porque traté de dar al público la oportunidad de escoger, sentir, vivir, ver lo mejor que hay en el mundo en los diferentes estilos. Me parece que debemos dejar de ver el ballet como algo exclusivo, es simplemente una manera de expresarnos como artistas, es un arte como lo es también el tap y el hip hop y los grandes artistas que han pisado el escenario de “Despertares” lo han demostrado. Fue muy importante también para lograr un acercamiento a un público muy diverso, que era fundamental que sucediera en nuestro país. Fue la razón por la que fui a grandes auditorios, me parecía muy importante que la gente sintiera confianza de ir a un escenario al que está acostumbrada, en el que no se siente fuera de lugar por no entender el vocabulario clásico, para que tuviera la disposición de descubrir algo nuevo. Creo que se logró de una manera muy efectiva gracias al contenido del programa. Eso también tuvo mucho valor: no hay ningún espectáculo en ninguna parte del mundo con este contenido artístico.

¿Qué tan conscientes son los bailarines de tu nivel de tomar en cuenta al interior del país?

Soñaba con llevar “Despertares” a diferentes estados de la República y crear una gran comunidad a través de “Despertares” y los proyectos paralelos de “Despertares impulsa”. En este momento no lo tengo muy claro, pero sí puedo decir que estoy desarrollando una plataforma similar que me va a permitir llegar a más estados, sobre todo en el ámbito de la formación de los bailarines. Lo más viable hasta el momento ha sido Ciudad de México y Guadalajara, pero no he dejado de pensar en el resto del país y por eso he tratado de hacer conferencias, clases magistrales, talleres. Es algo que me interesa consolidar en un futuro.

¿Entonces “Despertares” solamente se va a transformar?

El proyecto sí desaparece, por lo menos por un tiempo, porque ahora mi prioridad es lograr que los mecanismos existan para operar de manera más efectiva y que este tipo de proyectos no se logren por un milagro sino que sean la norma, que se incite a más personas a dedicarse a la promoción de la cultura. Una vez que estén establecidos esos mecanismos me gustaría encontrar la manera de desarrollar una plataforma que me permita llegar a todas partes de la República de manera más efectiva y constante.

¿Y qué hay de ti? ¿Planeas quedarte más tiempo en Inglaterra?

Acabo de firmar tres años más con el Ballet Nacional de Inglaterra. Es donde voy a pasar más tiempo que en cualquier otra compañía en la que he trabajado, va a ser muy interesante ver cómo se sigue desarrollando mi carrera. Estoy encantado con el contenido de la compañía, la visión artística ha cambiado muchísimo, nos hemos posicionado como la compañía más importante que hay ahora en Europa; nos presentamos en el Teatro Bolshoi, la Ópera de París, vamos el Teatro Real, al Liceu de Barcelona, estamos en constantes giras. Estoy muy contento como bailarín invitado de la Ópera de Roma, he bailado un par de veces en París, sigo contemplando varias invitaciones. Mi vida profesional sigue avanzando, son muchas las oportunidades, es un privilegio escoger en qué proyecto me involucro. También terminé la película con Carlos Saura que filmamos en Guadalajara (“El rey de todo el mundo”), la idea es estrenarla en el próximo Festival de Cannes. Va a ser una oportunidad completamente diferente a la danza que me gustaría explorar un poco más.

¿Los bailarines mexicanos tienen un sello de identidad?

Yo creo que no porque nos hemos complementado de muchos estilos diferentes. Lo que sí me he dado cuenta es que somos versátiles. Ahora que estuvo mi hermano Esteban en funciones del Ballet de San Francisco en Londres entendí que es uno de los bailarines más versátiles que hay en este momento, tiene una técnica muy desarrollada y puede bailar danza moderna, contemporánea, hacer repertorio clásico. Nos ha beneficiado haber sido influenciados y tener diferentes estilos.— Valentina Boeta Madera

Ahora mi prioridad es lograr que los mecanismos existan para operar de manera más efectiva y que este tipo de proyectos no se logren por un milagro sino que sean la norma.

Oposición de la ciudadanía al cambio del aeropuerto de Mérida

“Cómplices del poder”