in

Se deben preferir alimentos frescos

Una dieta equilibrada y variada resulta fundamental para mantener el equilibrio de la flora bacteriana y reforzar el sistema inmunológico de cualquier persona

La desidia es el enemigo de la buena nutrición

Cada integrante de la familia tiene demandas energéticas particulares, pero, ante la dificultad de elaborar un guiso para cada quien, hay recomendaciones generales para todos.

Una buena nutrición incluye todos los grupos de alimentos: frutas, verduras, granos, productos lácteos y proteínas.

“Debe ser equilibrada, inocua, variada y adecuada para cada miembro de la familia, ya que cada persona presenta demandas de energía, lípidos, hidratos de carbonos y proteínas diferentes”, señala la licenciada en Nutrición Naybi Anahí Valadez Benítez, adscrita al Centro Médico Nacional “La Raza” y profesora de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Detalla que algunas recomendaciones generales para la familia son evitar jugos industriales, refrescos embotellados, dulces, margarinas y embutidos, así como frituras, capeados, empanizados y, sobre todo, la comida rápida, como hamburguesas, pizzas y hot dogs, altos en grasas saturadas y sodio.

“Se deben preferir alimentos frescos y hechos en casa. Por ejemplo, una salsa casera en lugar de una de lata; agua natural simple sin saborizantes ni colorantes artificiales, y priorizar el consumo de frutas y verduras frescas, pues hoy en día ya existe en el supermercado hasta la toronja en lata con conservadores”.

Respecto a los precios de las frutas de temporada, la especialista considera que son accesibles, lo que hace a esos alimentos una excelente opción para mejorar los hábitos nutricionales. Además, se puede ahorrar “unos pesitos” visitando los mercados donde se encuentran precios para todos los bolsillos.

Recuerda que las personas presentan problemas de sobrepeso y obesidad debido a un exceso calórico; por ejemplo, si las necesidades energéticas de una persona son 1,700 calorías al día y se consumen 2,700, las 1,000 sobrantes generan un desequilibrio metabólico que impacta la salud a mediano y largo plazos.

“Hoy en día los malos hábitos, el sedentarismo y el ritmo de vida estresante nos llevan no solo a presentar obesidad, sino a un camino de enfermedades como diabetes, hipertensión y males renales, entre otros que disminuyen la calidad de vida”, explica.

En relación con los obstáculos para bajar de peso, Naybi Valadez comparte que como nutrióloga en el área clínica ve muchos: primero, la desidia de acercarse a los servicios de salud, la facilidad de acceso a la comida rápida, la falta de interés por modificar hábitos de salud, y la ausencia de una cultura de prevención y de acudir a revisiones anuales y de orientación nutricional, exámenes de laboratorio y medición de la presión arterial.

“Pensamos que si no nos sentimos mal estamos sanos y ése es el mayor error, ya que la mayoría cuando se siente mal y llega a consulta o al hospital presenta la enfermedad avanzada y no hay marcha atrás”.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

 

Alimentos Calorías

Contenido calórico de algunos alimentos de consumo popular en México:

Aceite

De soya, canola, oliva, etcétera: 900 kilocalorías por 100 gramos.

Papa

140 kcal por una pieza.

Carne de res

133 kcal por 100 gamos.

Carne de cerdo

138 kcal por 100 gramos.

Longaniza

122 kcal por 100 gramos.

Tortilla de maíz

70 kcal por una pieza.

Frijol

120 kcal por media taza.

Aguacate

210 kcal por una pieza.

Refresco embotellado

80 kcal, un vaso.

Pan de hamburguesa

280 kcal, dos rebanadas.

Fuente: “Tablas de uso práctico del valor nutritivo de los alimentos de mayor consumo” (Muñoz, M.; Chávez Villasana, A.)

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Agreden a un sujeto en Ticul

Enfrentamiento entre vándalos deja un hombre gravemente herido

Música para la juventud