in

Se despiden con mariachi

El grupo de mariachis interpreta una melodía acompañado de rusas

Concierto con música mexicana cerca del Kremlin

MOSCÚ (EFE).— Un grupo de mariachis que llegó a Moscú para promocionar la cultura mexicana durante el Mundial, se despidió ayer del público ruso con un concierto en el céntrico parque moscovita de Zariadie, a escasos metros del Kremlin.

El acto, en el que fueron interpretadas populares canciones rusas y mexicanas, se enmarcó en las actividades organizadas por “Una Probadita de México”, exposición itinerante dedicada a la cultura y la gastronomía del país.

La actuación de los mariachis reunió en el parque moscovita a decenas de personas que rodearon a los artistas nada más comenzar su actuación, no en vano los ritmos mexicanos han sido los más populares durante todo el Mundial.

El concierto comenzó con la famosa canción “Kalinka”, interpretada por dos representantes de una orquesta popular rusa, a las que enseguida se sumó un grupo de mariachis.

Seguidamente, los músicos entonaron todos juntos el famoso “Canta y no llores”, el himno del equipo azteca en el torneo, que el público recibió con fuertes aplausos.

Con ese acto final, la “Probadita de México” se despidió de este país, poco después de que fuera eliminada la selección azteca a manos de Brasil.

El proyecto se estrenó en 2006 durante el Mundial de Alemania y gracias al éxito de la primera edición volvió a exhibir la diversidad de México en otras siete ocasiones durante diversos eventos, entre ellos el Mundial de Sudáfrica en 2010.

Durante la actual Copa Mundial, la “Probadita” acogió conciertos de todos los géneros, degustaciones de comida, un desfile de moda y la tradicional efeméride del Día de los Muertos que se celebra en México.

 

Sancionan a ocho servidores públicos por Paso Exprés

Sahuí le desea éxito a Vila