in

Se jubila como rata olfateadora

La rata Magawa

Magawa permitió hallar numerosas minas terrestres

PHNOM PENH, Camboya (AP).— Luego de cinco años de olfatear minas terrestres y artillería sin detonar en Camboya, se jubila Magawa, una rata de Gambia.

Magawa ha sido el roedor más exitoso —entrenado y supervisado por un organismo no lucrativo de Bélgica, Apopo— para encontrar minas terrestres y alertar a sus entrenadores humanos para que los explosivos sean retirados con precaución.

El año pasado, Magawa ganó un premio civil de caridad británico por valentía animal, un reconocimiento que estaba reservado exclusivamente a los perros.

“Aunque todavía está sano, ha llegado a su edad de retiro y claramente comienza a moverse más lentamente”, dice Apopo. “Llegó la hora”.

Magawa ha recorrido más de 141,000 metros cuadrados de tierra, el equivalente a 20 campos de fútbol; encontrando 71 minas terrestres y 38 piezas de artillería.

Aunque muchos roedores pueden ser entrenados para detectar olores y realizar tareas repetitivas a cambio de comida, Apopo concluyó que las ratas de Gambia son los mejores animales para ayudar a despejar minas terrestres porque su tamaño les permite caminar entre campos minados sin detonar los explosivos y porque lo hacen mucho más rápidamente que los humanos. También viven hasta ocho años.

Magawa es parte de un grupo de ratas criadas con ese objetivo. Nació en Tanzania en 2014 y en 2016 se mudó a Siem Reap, una ciudad en el noroeste de Camboya que alberga los populares templos Angkor, para comenzar su carrera olfateando bombas.

Ya jubilado, Magawa vivirá en la misma jaula que antes y tendrá la misma rutina, pero ya no saldrá a olfatear campos, explica Lily Shallom, vocera de Apopo.

Comerá lo mismo, tendrá una hora de juegos todos los días, se ejercitará de forma regular y recibirá revisiones médicas. Su dieta consiste en gran parte en frutas y vegetales frescos con pescado secado al sol como suplemento proteínico y bolitas importadas que contienen vitaminas y fibra. Durante una media hora todos los días es colocada en una jaula más grande con entretenimientos, como un arenero y una rueda para correr.

Apopo también tiene programas en Angola, Zimbabue y Mozambique para despejar millones de minas que quedaron tras guerras.

Más de 60 millones de personas en 59 países están amenazadas por minas terrestres y artillería sin detonar. En 2018, los campos minados y otros remanentes de guerra mataron o lesionaron a 6,897 personas.

 

Impugnará el PAN tres resultados

Cartón de Tony: Románticos golpeadores