in

Simples acciones diarias ayudan a cuidar el planeta

Las hermanas Sofía y Saraí Rodríguez Leal y Habib Paul Chan Canul son tres de los integrantes de la asociación Hunab Proyecto de Vida

Unidos se hará el cambio

Con acciones cotidianas que incluyen rechazar lo que no se necesita, como es el caso de bolsas; no comprar productos que dañan el medio ambiente y aprovechar las áreas verdes de manera inteligente la sociedad en general contribuye al cuidado del planeta, explica Maritza Morales Casanova, presidenta de la asociación Hunab Proyecto de Vida.

Con motivo del Día de la Tierra, que se conmemoró anteayer lunes, la fundadora de la asociación ofreció cinco consejos sencillos que todas las personas pueden llevar a la práctica para cuidar el planeta, una misión en la que trabajan todo el año los integrantes de Hunab.

Aprender a rechazar lo que no se necesita.

Maritza Morales indica que hay que tener fuerza de voluntad para decir no al uso de bolsas de plástico, popotes y empaques de materiales no biodegradables.

Este llamado es para los empresarios y los consumidores, que deben colaborar mediante el rechazo a productos que son contaminantes. El consumidor se creará el hábito después de negarse a usar las bolsas y el empresario se ahorrará la inversión en esos artículos.

Ser inteligentes a la hora de comprar.

La dirigente de la asociación exhortó a no comprar productos que dañen el medio ambiente, por ejemplo, el gel con “chispas”, ya que éstos son microplásticos, con los cuales se está contaminando los mares.

El objeto que más daña a los océanos no es la bolsa de plástico en sí, sino los fragmentos minúsculos que de ella se desprenden y se van hasta las branquias de los peces. Los microplásticos proceden de diversidad de productos brillosos, por ejemplo pasta de dientes, cremas corporales y esmaltes.

Evitar el uso de insecticidas y pesticidas.

Maritza Morales aconseja optar por abonos químicos para plantas y jardines y evitar estos productos, ya que sus ingredientes químicos son contaminantes y afectan las reservas de agua de Yucatán.

Además, existen fumigantes naturales que pueden hacerse en casa y que tienen los mismos efectos sobre las plagas pero no dañan al medio ambiente y, además, son de bajo costo. Para alejar a las hormigas se preparan fumigantes con 200 gramos de hojas del árbol nim hervidas en un litro de agua.

También pueden hacer repelente de moscos con clavo de cocina, entre otras fórmulas que se hacen con chiles, cebollas, ajos y otros ingredientes comunes en las casas y de las que en internet se puede encontrar el modo de preparación.

Además de evitar daños en la tierra y el agua por el uso de pesticidas, dejar de usar químicos reduce desechos plásticos, que son igualmente contaminantes.

Usar de manera inteligente áreas verdes.

Maritza Morales pide a la comunidad no colocar pasto en estas áreas, ya que demanda el uso de mucha agua. En su lugar se pueden sembrar plantas locales, como las medicinales, comestibles y de ornato. El diseño del jardín puede incluir plantas resistentes al sol y de poco mantenimiento. Por ejemplo, las de orégano, hoja santa y “teléfono”.

No cortar “las alas” a los niños en la protección del medio ambiente.

El principal problema para un niño que quiere proteger la naturaleza es la limitación que la familia le pone en diferentes acciones.

El cuidado ambiental comienza en una persona. “Uno solo no va a generar el cambio, pero cuando son dos es más fácil contagiar a los demás”, afirma la directora.

Las acciones cotidianas deben incluir reducir, reciclar, reutilizar y rechazar.

Destacada labor

La asociación Hunab Proyecto de Vida ha obtenido diferentes reconocimientos, como el de National Geographic Society en 2014 y el premio Rolex al Emprendimiento en 2012.

La organización Hunab trabaja en la edificación del Parque Ceiba Pentandra, en la colonia Nuevo Yucatán, y entre sus proyectos destaca la impartición de un diplomado y la realización actividades educativas.

Edita el periódico ambiental Hunab, que entró en circulación en octubre de 2017 con apoyo de National Geographic Society y Grupo Megamedia. El objetivo es ser un material educativo que apoye la formación ambiental. La coordinadora del periódico es Luisa Flores Rosales. Más información de la organización, el periódico y entregas a diferentes entidades en Facebook: Hunab Proyecto de Vida, A.C. y al teléfono 943-13-20.— Claudia Sierra Medina

Marcar una diferencia

Los niños son los protagonistas de la protección del planeta y quieren marcar la diferencia en el mundo ante la contaminación, aseguran tres integrantes de la asociación Hunab Proyecto de Vida.

Aniversario

La asociación llegará a sus 24 años de fundación el 13 de mayo. Fue creada por Maritza Morales Casanova cuando tenía 10 años de edad. En su diplomado de educación ambiental han participado 8 mil niños y más de 70 mil personas en las actividades de difusión.

Integrantes

Los niños son la raíz de este proyecto, del que hoy son parte Saraí y Sofía Rodríguez Leal y Habib Paul Chan Canul, de 10, 12 y 14 años de edad, respectivamente. Ellos son integrantes de la organización e instructores del diplomado ofrecido por y para niños.

Testimonio

Habib, vecino de Sinanché, asegura que es más fácil enseñar de educación ambiental a un niño que a un adulto, ya que por la edad los mayores tienen conceptos difíciles de modificar. Lamenta que muchas veces los adultos no tomen en cuenta a los niños solo por serlos. Los pequeños, añade, son diferentes y a él le da gusto ver cómo en su comunidad, a través de las diferentes acciones de la asociación, se perciben cambios de conducta, por ejemplo, dejar de cazar iguanas y pájaros, parte del ecosistema.

Con entusiasmo

A Sofía le motiva enseñar a la gente cómo cuidar el medio ambiente, tema en el que los niños pueden aportar mucho. Saraí, a su vez, desea marcar una diferencia en el mundo porque hay mucha contaminación. Actualmente, Sofía lleva al cabo un proyecto de cuidado del agua, que incluye estudios de gel, insecticidas y detergentes, entre otros artículos. Saraí desarrolla un proyecto de composta y las variantes de éstas.

Aumenta la tasa de infartos

Siempre protegidos del sol