in

SpaceX postergado lanzamiento de 60 satélites

Foto cedida por SpaceX donde aparecen los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley

El proyecto se realizará después del 27 de mayo

MIAMI (EFE).— La compañía espacial SpaceX aplazó por segunda vez el lanzamiento de una nueva tanda de 60 satélites de la red Starlink, que ahora se efectuará después de la misión tripulada Demo-2 que tiene previsto iniciar el 27 de mayo junto con la NASA.

El lanzamiento de los satélites a bordo de un cohete Falcon de Space X desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, estaba inicialmente previsto para el domingo pasado y luego para ayer.

Las adversas condiciones meteorológicas creadas por la tormenta tropical “Arthur”, que pasó anteayer cerca de la costa de Carolina del Norte y ayer ya estaba lejos sobre el Atlántico, fueron la causa de los dos aplazamientos, según la compañía.

Con la red de satélites Starlink, SpaceX se propone proporcionar internet de alta velocidad, constante y “asequible” a usuarios de cualquier lugar del mundo.

La idea de la compañía, propiedad de Elon Musk, es colocar 1,584 satélites en la órbita terrestre, a unos 549 kilómetros por encima de la Tierra, una distancia mucho menor que la habitual para estos dispositivos comerciales.

Para ofrecer una mínima cobertura necesita al menos 400 satélites. Hasta ahora ha enviado siete tandas de 60 satélites y la ayer aplazada será la octava.

SpaceX no especificó cuándo será el lanzamiento y solo señaló que será después de la histórica misión Demo-2.

Por primera vez desde 2011, dos astronautas de la NASA viajarán a la Estación Espacial Internacional desde suelo estadounidense.

Robert Behnken y Douglas Hurley, que se encuentran en aislamiento preventivo desde la semana pasada, son los elegidos para este primer viaje en el transbordador estadounidense SpaceX Crew Dragon, que despegará del Centro Espacial Kennedy.

Este lanzamiento, que supone el primer viaje espacial tripulado que realiza la NASA junto a SpaceX, servirá para demostrar la capacidad del sistema de lanzamiento y transbordador de la compañía de cara a futuros viajes espaciales comerciales.

Desde que la NASA dio de baja su programa de transbordadores espaciales en 2011, la agencia pagaba a Rusia para que transportara a astronautas a la estación espacial, algo que cambiará a partir de ahora.

Por malas lecturas eléctricas

Vigilancia en el reparto de ayuda