in

Su labor es distinguida

Joann Andrews

Premios al Mérito Filántropico ya tienen ganadores

La ecologista Joann Andrews, la asociación Vida y Familia (Vifac) de Yucatán así como la empresa Grupo Paralelo 19 fueron reconocidos con los Premios al Mérito Filántropico, que otorga el gobierno del Estado en reconocimiento a los aportes altruistas y solidaridad de quienes contribuyen a construir Yucatán.

En la edición 2019 del galardón, el Consejo Consultivo de la Junta de Asistencia Privada del Estado (Japey) distinguió los esfuerzos que realizan personas, instituciones de asistencia privada, organizaciones civiles y empresas, los cuales mejoran la calidad de vida de la población, indica un boletín.

En la ceremonia, llevada al cabo en la Sala Mayamax del Gran Museo del Mundo Maya, se otorgó el Premio a la Filantropía 2019 a Joann Andrews por sus más de 40 años trabajando en pro de la conservación de la flora, la fauna y los ecosistemas de Yucatán, promoviendo el desarrollo en armonía con el entorno.

La ecologista, originaria de los Estados Unidos, se ha dedicado a impulsar la preservación y el uso sustentable de los recursos naturales. Asimismo, ha buscado generar conciencia de la importancia de esta misión entre la infancia del territorio.

“Lo más importante de nuestros esfuerzos es enseñar e involucrar a los niños”, comentó la presidenta honoraria de Pronatura, Península de Yucatán, quien también mencionó estar contenta de recibir este reconocimiento, a la vez que hizo un llamado para sumar voluntades para cuidar el medio ambiente.

En la categoría Institución Filantrópica 2019, Vida y Familia (Vifac) de Yucatán fue seleccionada por apoyar a las mujeres en condición de vulnerabilidad que enfrentan un embarazo inesperado. Con una historia que se remonta a 1985, esta asociación les ofrece ayuda y acompañamiento para salir adelante.

Mientras que en el rubro Empresa Consciente de su Entorno, Grupo Paralelo 19 se hizo acreedor al Premio por su labor para difundir y fomentar el conocimiento del patrimonio cultural peninsular. Con un compromiso social, esta firma se enfoca en el rescate de la riqueza del pueblo maya.

En 2002, la compañía comenzó el proyecto Haciendas del Mundo Maya, el cual tiene como objetivo activar la economía de localidades en condición vulnerable, implementando esquemas de desarrollo económico y comunitario.

Finalmente, se galardonó a sor Beatriz María Loreto Laviada Arrigunaga con el Premio Post Mortem a la Filantropía 2019. El 13 de septiembre de 1968 fundó el albergue San Vicente de Paul, ubicado en las cercanías del Hospital General “Doctor Agustín O’Horán”, que ofrece hospedaje, alimentos y medicinas a pacientes del nosocomio y sus familiares.

La religiosa vicentina dedicó su ministerio a la protección y amparo de las personas más desfavorecidas, por lo que también sembró la semilla de obras como Cottolengo, junto con el sacerdote Raúl Kemp, y el albergue Amor y vida. Sor Beatriz falleció el 19 de agosto de 2015, a la edad de 90 años.

Aportes

Sor Beatriz María Loreto Laviada Arrigunaga, Premio Post Mortem a la Filantropía 2019, brindó apoyo espiritual y esperanza a los cientos de mujeres y hombres originarios de Yucatán y otros estados del sureste, así como de Centroamérica, que acuden al Hospital. Ella era conocida cariñosamente como “La pulga”.

República al día

feminicida de tahdziú

Los pensionados