in

Su poesía primero es en español

La laureada escritora puertorriqueña Raquel Salas Rivera

Una escritora de Puerto Rico trata de ser congruente

NUEVA YORK (AP).— Raquel Salas Rivera piensa en poesía y cuando recita su obra lo hace primero en español, no importa si su público habla el idioma o no.

“Hay algo muy deshonesto en borrar ese poema y solo leer la traducción… El ritmo se pierde, el estilo”, considera la autora laureada de Filadelfia, originaria de Puerto Rico y quien en 2018 resultó finalista del Premio Nacional del Libro estadounidense por “Lo terciario”.

La razón principal de que lo haga, sin embargo, tiene que ver más con un gesto a los que vienen de fuera.

Cuando uno migra, explica, se ve obligado a aprender y pensar en un idioma que no es el suyo “y si los inmigrantes pueden a diario navegar eso, pues los angloparlantes que no hablan otros idiomas pueden sentirse incómodos por unos minutos mientras leo un poema en español”.

Es una idea coherente con su obra, que se enfoca en la experiencia del inmigrante y su identidad como boricua de género no-binario.

Raquel prefiere que en inglés le identifiquen como “them” o “they”, pero al preguntarle cómo se debe hacer en español, en que esos pronombres se traducen como “ellos”, dice que en ese caso “ella” es lo mejor.

La autora de 33 años se mudó hace siete a Filadelfia, donde acaba de terminar un doctorado en la Universidad de Pennsylvania y se ha abierto camino traduciendo sus obras del pasado y del presente. En abril estuvo entre los 13 poetas laureados estatales y locales que recibirán becas de la Academia Estadounidense de Poetas.

Hija de poetas, cuenta que estuvo expuesta a las artes desde muy pequeña: al cine, la literatura, la música… “Aunque no tenían mucho dinero, sí tenían mucha riqueza cultural”, apunta de sus padres. De ahí que cite entre sus influencias a José Martí y Juan Luis Guerra.

Su primer poema lo escribió cuando tenía 12 años y la primera vez que pensó en serio que quería “ser poeta” fue cuando descubrió la obra del afroestadounidense Langston Hughes. “Hay un (poema) que me movió mucho. Yo creo que el de ‘Dream Deferred’ es genial… pero también hay uno muy bello que se trata de la aurora en Alabama, ‘Daybreak in Alabama’, hermosísimo. Ése me impresionó mucho”.

Para Raquel, la poesía es “sanadora”, pues le ayuda a lidiar con temas tan fuertes como el paso del huracán María. El poemario “While They Sleep (Under the Bed is Another Country)” fue su forma de “procesar el trauma del momento, cuando se me hacía muy difícil articular lo que estaba pasando” tras pasar días e incluso semanas sin poder comunicarse con sus seres queridos.

“Se compone de fragmentos, de cosas que escuchaba, y también de pequeños poemas, muy cortos, en inglés, con unas notas al calce en español que no corresponden, o que corresponden pero no son traducciones”.

“Ese texto para mí es difícil leerlo, nunca lo leo. Pero sí fue un texto sumamente importante para mí porque me ayudó a sobrevivir un momento muy difícil. Toda mi familia está en Puerto Rico y gran parte de mis amistades”.

Como latinx, el reconocimiento a su obra es algo que no deja de resultarle “impactante”, en particular por la situación de Puerto Rico como territorio y colonia estadounidense.

“Yo creo que los poetas en Puerto Rico se sienten muy invisibilizados en general, piensan que no los ven”, manifiesta, al tiempo que señala que espera que los honores que ha recibido les abran las puertas a compatriotas.

“Estados Unidos es un país con muchos inmigrantes y muchos hispanoparlantes, y muchas personas que escriben y piensan y se han formado en otras tradiciones literarias continúan escribiendo y pensando y trabajando en su idioma”.

Poeta

Raquel Salas Rivera estudió la carrera de Literatura en su natal Puerto Rico.

Transición

Llegó a Estados Unidos con “esa tradición lírica latinoamericana, muy específica”, y luego empezó a familiarizarse con los autores contemporáneos estadounidenses.

A quemarropa asesinan a bañista en balneario de Xul-Ha

Cartón de Tony: Panch(orr)ito