in , ,

“Tabarnak” alza el vuelo con éxito en el Mérida Fest 

Vista del espectáculo“Tabarnak” de Cirque Alfonse de Quebec

Del sótano al cielo

No se puede hablar de “Tabarnak” de Cirque Alfonse sin hablar de su música, porque es lo que sostiene este espectáculo circense originario de Quebec que se estrenó anoche en Mérida, con gran expectación y lleno total en el Teatro Peón Contreras, como parte del Mérida Fest.

Todo comienza con un supuesto “himno” para el que los artistas piden que el público —obediente— se ponga de pie, y de ahí en adelante todo se convierte en una gran fiesta con cuerpos volando y girando con música rock en vivo que mezcla varios estilos y géneros tradicionales y modernos de Quebec. La música es de David Simard y se creó según el montaje (al final de la función, en el vestíbulo del teatro, se vendieron los discos con la música de “Tabarnak”).

Música sacra en “Tabarnak”

Llama la atención la música sacra y la parodia de una misa que forman parte de “Tabarnak” y que se justifica porque el espectáculo surgió en el sótano de la iglesia de St-Alphonse-de-Rodríguez en la provincia de Quebec, que se recrea con elementos muy simples, como tarimas y un vitral. Así, el espectáculo se va “elevando” del “sótano” al “cielo”, sin que ello implique algo religioso, según han explicado sus creadores.

Los artistas (tres músicos y seis acróbatas) cantan, bailan, tocan instrumentos y percuten con los pies, con las manos, con látigos que revientan en el aire y con los que luego también hacen equilibrismos. Nada escapa a su agilidad e ingenio: Cuerdas, bancas, mastines, columpios, el mismo vitral que luego se “eleva al cielo”, los saltimbanquis girando en una vestimenta tejida (al principio todos aparecen tejiendo, sentados en bancas), tal vez una referencia a su cultura. Porque algo que queda claro en el montaje son las referencias culturales, desde el lugar donde se creó el montaje, hasta algo que parece una “cascarita” de hockey, la música y el idioma en el que cantan (francés).

El público simplemente estaba fascinado. Complacía a los artistas (egresados del École Nationale de Cirque de Montreal) en todo: hacía olas, marcaba el ritmo con las palmas, les gritaba algún piropo cuando de manera chusca se cambiaban de ropa o se reía con sus locuras.

Porque los artistas parecían no tomarse en serio los números de alto grado de dificultad, que realizaban con actitudes graciosas, pero que no tenían nada de simples y que requerían grandes dosis de fuerza, equilibrio y agilidad.

 

El montaje fluye sin que decaiga la intensidad ni un segundo, algo que los espectadores agradecen.

Tabarnak” se presenta de nuevo hoy y mañana a las 4 de la tarde (sin boleto) y 8 de la noche (con boleto) en el Teatro Peón Contreras. Las primeras funciones se abrieron adicionalmente, ante la demanda del público. El domingo, antes de la función, los integrantes de la compañía circense ofrecerán una charla a las 3 p.m.— Patricia Garma Montes de Oca

 

Empresarios “al quite”

Explosión en panadería de París deja dos muertos y 47 heridos