in

Tasa de mortalidad difiere en un 0.47%

Los pacientes tratados por médicas tenían unas tasas más bajas de mortalidad hospitalaria que los que fueron atendidos por varones

El género de un médico influiría en sus pacientes

NUEVA YORK.— La investigación que se menciona en nuestra nota de portada, cuyos hallazgos se publicaron en la edición en línea del 16 de julio de la revista “JAMA Health Forum”, incluyó a pacientes que fueron ingresados en una sala médica general en siete hospitales de Ontario, Canadá, entre abril de 2010 y octubre de 2017. Las personas recibieron atención de un internista general o un médico de familia hospitalario.

La mitad de los más de 171,000 pacientes tenía más de 73 años. Fueron atendidos por 172 médicos: 54 mujeres y 118 hombres.

Las médicas solicitaron más pruebas de imágenes diagnósticas, pero esto no explicaba la diferencia en las tasas de mortalidad.

El equipo del estudio encontró que el 4.8% de los pacientes tratados por las médicas murieron en el hospital, en comparación con el 5.2% de los pacientes de los médicos. La diferencia fue de un 0.47%, similar a la diferencia de 0.43% que halló el estudio estadounidense con pacientes de Medicare.

“Creo que debido a que los sistemas de salud canadiense y estadounidense son tan diferentes se podría esperar que los hallazgos fueran difíciles de reproducir, pero parece que obtuvimos unos resultados parecidos”, afirma Anjali Sergeant, autora principal del trabajo canadiense.

Los resultados fueron los mismos cuando el equipo de investigación hizo ajustes de acuerdo con características de los pacientes. Pero el equipo encontró que la diferencia era estadísticamente insignificante cuando contabilizó la cantidad de años que los médicos llevaban ejerciendo.

“Lo que esto nos dijo fue que los pacientes con médicas pueden tener mejores resultados debido, en parte, a que más mujeres se gradúan de medicina en Canadá”, apunta Anjali Sergeant, autora principal del trabajo canadiense, quien agrega que evidencias sugieren que los recién graduados, hombres y mujeres, podrían estar más actualizados en las directrices clínicas.

Pero aclara que le gustaría ver más investigaciones sobre la brecha de mortalidad. Ella y sus colaboradores también advierten contra de la perpetuación de los estereotipos de género.

La doctora Theresa Rohr-Kirchgraber, profesora de medicina de la Universidad de Augusta y de la Asociación Médica de la Universidad de Georgia, señala que este tipo de estudios son importantes, ya que las médicas todavía no ganan tanto dinero como sus colegas masculinos.

Citando a otras investigaciones, indica que alrededor del 40% de las doctoras abandona la práctica clínica o reducen sus horas en un plazo de seis años después de concluir su formación.

“Se habla sobre el empeoramiento de la escasez de médicos, y no es debido a que no seamos suficientemente inteligentes o buenos. Tiene que ver con el hecho de que existe desigualdad cuando se accede al lugar de trabajo”, subraya Rohr-Kirchgraber, quien no formó parte del estudio.

Asimismo, solicita políticas de permisos familiares remunerados, que beneficiarían a los médicos de ambos sexos, y más transparencia en cuanto a los salarios: “Cuando se hacen políticas que favorecen tener familias, como los permisos familiares, se ayuda a toda la familia, no solo a las médicas sino también a los hombres”.

 

Prevén 1.5 millones en la informalidad

Cartón de Tony: Chayo Julio César