Imagen

Visa electrónica: ¿el futuro de los viajes a un clic de distancia?

jueves, 27 de enero de 2022 · 10:52

El mundo está de a poco dando sus pasos hacia mayores aperturas y una vuelta a lo que se ha denominado “normalidad”, y los viajes son sin duda de las actividades más añoradas y deseadas por muchas personas.

Las restricciones que hubo para todo tipo de circulación, traslado y turismo no solo azotaron a muchos rubros que vivían de la actividad comercial de los visitantes extranjeros, sino que también llevaron a que viajes de trabajo o placer fueran reprogramados o cancelados.

De esta forma, en el contexto global en el que la digitalización resulta en un avance casi exigido para miles de empresas y Estados, con el fin de poder proveer mejores servicios, la opción de realizar trámites importantes desde la comodidad de las plataformas online, es una gran ventaja.

Por todo lo antes mencionado, la Visa electrónica podría ser un aporte en lo que respecta a una gestión mucho más eficiente para documentos que se exigen para viajar. Aquí te contaremos más sobre esta novedosa posibilidad y así evaluarás si te conviene, en caso de necesitarla.

¿En qué consiste esta Visa?

La e-Visa es lo que se exige para turistas y viajeros exentos de una Visa, para entrar en determinados países. De esa manera, quienes la tengan y cuenten también con la autorización legítima para viajar, podrán entrar sin problema a los países que la exigen.

Asimismo, al poder hacerla por vía digital, responde a los tiempos actuales. Es decir, se erige como respuesta a los trámites que resultan engorrosos por tener que reservar turno con mucha antelación o tener que hacer largas filas para lograr gestiones burocráticas complejas, e incluso para “ayudar” a las ya constantemente saturadas plataformas que se usan para administrar esos documentos o para reservar atención para ese tipo de diligencias.

Así las cosas, los procesos para poder tener aprobada la Visa y estar autorizado para viajar aun viniendo de países exentos de visado, son cada vez más ágiles y prácticos.

Ojo al detalle, porque el nombre puede confundir

Cabe resaltar un aspecto que a simple vista podría parecer menor, pero en lo que a la gestión y tipo de documentación administrativa, no lo es: la e-Visa y la diferenciación con la E2-Visa.

Puede ocurrir que si buscas sobre “E Visa”, encuentres mucha información, y entre todo eso halles sitios que hablan de la E2. Sin embargo, esta categoría de Visa es la que exige Estados Unidos para comerciantes e inversionistas de tratados internacionales que van al país norteamericano.

Los individuos elegibles para esa aprobación son individuos que cuenten con requisitos como poseer un determinado porcentaje de participación en alguna entidad estadounidense, que sea gerente o ejecutivo de una corporación extranjera de inversionistas (también con un mínimo determinado de propiedad), entre otros casos.

Vale marcar la diferencia para que no se crea que la Visa electrónica es más compleja de lo que es, o que involucraría requisitos que no tendrían mucho sentido para viajeros de países exentos de visado.

¿Qué se requiere para tramitar la Visa electrónica?

Lógicamente, se requiere un dispositivo que cuente con conexión a Internet, desde el cual puedan cargar al sitio de gestión online, los documentos que se exigen para poder tramitarlo virtualmente.

Luego, se tiene que elegir el país de destino, ingresar la información necesaria del pasaporte en la solicitud de la Visa, y abonar el pago en línea. Posteriormente, la e-Visa será enviada a la dirección de email que el usuario indicó en su aplicación.

Los requisitos para poder gestionarlo, son 3:

  • Un número de pasaporte válido. Generar y tramitar un pedido de eTA/eVisa debe contar con la información pertinente que demuestra que estás en condiciones legales de poder viajar, y que tu documento coincide con el del pasaporte nacional.

 

  • Por recomendación a partir de los tiempos de gestión y de uso, lo mejor es que el pasaporte tenga una validez que supere al menos los seis meses a partir de la fecha estipulada para arribar al país al que se quiere viajar.

 

  • Tarjeta de crédito o débito que sea válida. Así como debes estar dentro de las condiciones normativas para poder viajar, también tienes que poder abonar de forma legítima para este tipo de gestión. La tarjeta puede ser Visa, MasterCard, entre otros.

 

  • Finalmente, una dirección de email válida. Al usar un correo electrónico que esté en uso y al que puedas acceder, tendrás a tu disposición la Visa electrónica luego de realizada la gestión necesaria. Se recomienda revisar la bandeja de entrada y también la de spam, en caso de que llegara a recibirlo redirigido allí.

(I.S.)

Otras Noticias