in

Tenemos una oportunidad de hacer el bien a los demás

Reflexiones del diario vivir

Yeny Canché Canul (*)

Buscar el bien de los demás debe ser un anhelo y deseo de nuestro diario vivir.

Cada día tenemos la oportunidad de hacer el bien a alguien más, iniciando en nuestro hogar y llegando hasta nuestros vecinos, compañeros de trabajo o bien cualquier persona con la que nuestro destino se cruce.

Sin embargo, a veces nos podemos volver fríos, calculadores y hasta egoístas, pensando solo en nosotros mismos y nuestro bienestar, olvidando las necesidades del prójimo. Desde que se inició la pandemia nos hemos hecho más sensibles ante el sufrimiento pues muchas personas han perdido un ser querido, su trabajo; han cerrado el negocio que era fuente de ingresos para mantener a su familia, la enfermedad ha sido la angustia principal en los hogares, en fin, todos de una u otra manera hemos sido afectados y esto nos ha hecho más sensibles.

El ser humano ha sido creado para vivir en armonía y paz con todos y para compartir penas y alegrías, así como el amor fraternal, siendo compasivos y humildes unos con otros, sin buscar nuestros propios intereses sino los de nuestro prójimo, ayudándonos mutuamente pues las cargas que llevamos cada uno con la ayuda de alguien más serán más ligeras. Por eso, siempre que tengamos la oportunidad hagamos el bien a todos sin esperar nada a cambio, dejando de juzgar a los demás, más bien viéndolos con amor y respeto.

¡Qué importante es en nuestra vida aprender a hacer el bien! El amor cubre el odio y el mundo entero necesita estar cubierto de amor. Recordemos que también Dios nos pide amar y hacer el bien al prójimo en todo tiempo. Tengamos presente que aquellas personas que son más débiles o susceptibles son las que más necesitan de nuestra ayuda, no hay nada que llene más el corazón de una persona que la satisfacción de hacer algo por el bien de alguien más.

Estoy segura de que cada día tenemos la oportunidad de hacer algo que sea de bendición para otro.

Fundadora de Sublime Amor.

 

Un pase de Carr sella la victoria de los Raiders: 33-27

La Serie del Rey: ¡Que no suceda lo de 1971!