in

Una mascota es buen paño de lágrimas

Foto: Megamedia

Tener un animal doméstico ayuda a superar pérdidas

NUEVA YORK (HealthDay News).— La pérdida de un ser querido es uno de los eventos más estresantes de la vida. Pero un estudio sugiere que tener un ser querido peludo en casa podría ayudar a aliviar el dolor.

Investigadores observaron a 437 adultos mayores, algunos de los cuales habían perdido a su cónyuge por divorcio o muerte. Encontraron que tener un gato o un perro en casa se vinculaba con un alivio de la soledad y la depresión.

Dawn Carr, líder del trabajo y profesora asociada de Sociología en la Universidad Estatal de Florida, admite que le sorprendieron los hallazgos, significativos porque la soledad y la depresión son factores de riesgo de muerte y otros problemas de salud, junto con el tabaquismo.

Las mascotas pueden ofrecer respaldo durante las épocas de estrés, incluso acariciar a un perro o a un gato puede calmar a una persona, anota la profesora Carr.

En el estudio se comparó la salud mental de las personas que seguían casadas con las que no lo estaban, en un período de cuatro años. Se observó si ser dueño de un perro o un gato tenía algún efecto en la salud mental.

El trabajo halló que aunque todas las personas que enviudaron o se divorciaron presentaron cierto declive en la salud mental, la existencia de la mascota pareció hacer una diferencia.

Las personas sin mascotas que experimentaron una pérdida tenían en promedio 2.6 síntomas de depresión, que se redujeron a 1.2 entre los que tenían animales.

Pero la profesora Carr enfatiza que tener una mascota es un tema complejo. “Una variedad de estudios ha mostrado efectos tanto positivos como negativos de tener una mascota”, anota.

Sin embargo, lo que esas investigaciones no han tomado en cuenta son los factores que harían que una persona tuviera una mascota en primer lugar. “Por ejemplo, las personas mayores podrían elegir tener un gato si su salud está en declive. Si observáramos a personas con mascotas y sin mascotas podríamos concluir que las mascotas ocasionan (un declive en la salud), cuando solo hay una correlación”.

Este trabajó evaluó las características de referencia de las personas con y sin mascotas, y luego determinó el impacto de perder a un cónyuge en ambos grupos. Los expertos encontraron que tener una mascota parecía suavizar el golpe emocional.

La doctora Alice Pomidor expresidenta del comité de educación pública de la Sociedad Estadounidense de Geriatría, no participó en el estudio, pero se mostró de acuerdo en que tener una mascota es más complejo de lo que parece.

Las mascotas pueden aumentar el riesgo de caídas en los adultos mayores, debido a que tropiezan con ellas, y causar estrés financiero por el costo de su cuidado.

Pero también pueden ayudar a sus propietarios a hacer ejercicio e implicarse con algo más que ellos mismos, lo que puede resultar útil. “Tienen a otro ser vivo que los acompaña”, señala.

Síguenos en Google Noticias

"Esta decisión es más difícil de ganar que el oro": medallista olímpica huye de Irán

Cartón de Tony: Open House