in

Tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo

El Adviento es el tiempo de preparación a la celebración del nacimiento de Jesús; el día en que Cristo se hizo hombre para redimir al mundo

Herminio José Piña Valladares(*)

En memoria del padre Jorge Laviada Molina, en recuerdo de su aniversario de ordenación sacerdotal y al depositar su cenizas mortales en la capilla del Seminario

Iniciamos una nueva etapa en nuestro caminar eclesial, comenzamos con un nuevo año litúrgico en el que nuestro guía será el evangelista san Mateo.

La Iglesia da el nombre de Adviento a las cuatro semanas que preceden a la Navidad. En el lenguaje cristiano se refiere a la venida de Jesucristo. Sus colores litúrgicos son el morado y el rosa, aparecen en las vestiduras de los sacerdotes, en los velos del tabernáculo, en la parte frontal del altar y en la corona de adviento. Se usa como símbolo de preparación, pero el tercer domingo se usa el color rosa, que representa la alegría por la venida de Jesús.

El Adviento es el tiempo específico de preparación a la celebración del nacimiento de Jesús. El día en que Cristo se hizo hombre para redimir al mundo, fue preparado por Dios durante siglos. La Navidad es el día en el que Cristo se encarnó para la redención de la humanidad, es el día en el que cambió el curso de la historia de la salvación.

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que al celebrar anualmente la liturgia de Adviento, la Iglesia actualiza esta espera del Mesías: participando en la larga preparación de la primera venida del Salvador, los fieles renuevan el ardiente deseo de su segunda venida.

El Adviento también es un tiempo de espera de la segunda venida, así como un reconocimiento de que seremos juzgados por Cristo por nuestras acciones y decisiones. Por esta razón es considerado también como un tiempo de preparación, arrepentimiento y esperamos con alegría la venida de Jesucristo, pero también buscamos el perdón de nuestros pecados para estar preparados.

Los tiempos litúrgicos no solo existen para la misa de los domingos, sino también para nuestro beneficio espiritual diario. Por lo anterior en este período de Adviento preparémonos con alegría para la Navidad, para recordar y volver a revivir el nacimiento de Jesucristo.

Abogado y asesor jurídico. hjpvdirector@hotmail.com Herminio José Piña Valladares

Síguenos en Google Noticias

Camioneta de carga ocasiona aparatoso accidente en periférico

En busca de Cleopatra