in

Toque femenino en las alfombras rojas

Abajo

La silueta de la mujer, la estrella sobre la pasarela

MADRID (EFE).— La artesanía, tan presente en la colección de Teresa Helbig y la mirada hacia el interior de la moda de The 2nd Skin Co. protagonizaron la quinta jornada de la pasarela madrileña, en la que también se vieron las propuestas de Pedro del Hierro y Roberto Verino.

Una pasarela que se vistió para lucir en alfombras rojas, un lugar habitual para los diseños de Teresa Helbig, que tiene entre sus clientas a Priyanka Chopra, Olivia Wilde y Halle Berry, y que próximamente presentará sus prendas en Los Ángeles. Estados Unidos.

Las chicas de Teresa Helbig se convierten esta temporada en mujeres que sienten un amor infinito por la moda, que hablan de arte, una idea que la diseñadora trasladó a la pasarela con vestidos de rafia de aire campestre, blusas de cuero troquelados, faldas tableadas hechas en piel de pitón.

Piezas que requieren horas y horas de taller al igual que los vestidos de tul, enriquecidos con bordados de ganchillo hechos con tiras de tul. “La versión mini requerió más de 1,500 metros de tul”, explica Helbig.

No sería extraño que estrellas como Jennifer López o Anne Heche o Jessica Biel vuelvan a confiar en le buen hacer de The 2nd Skin Co. y su última colección “Atelier Madrid” con la que muestran “el interior de las prendas”, explica Juan Carlos Fernández que junto a Antonio Burillo, son el dúo creativo de la firma.

Los diseñadores desarrollaron una colección con corsés, crinolinas (miriñaques) y tejidos que modelaban el cuerpo, fieles a una estética refinada dirigidas a mujeres que quieren vestir de cóctel.

El vestido, en diferentes largos, vuelve a ser la prenda estrella de su nuevo trabajo, realzados con escotes a la espalda, hermosas lazadas, bordados o minimalistas, de corte lencero, como si se tratara de un precioso camisón.

La firma Pedro del Hierro, bajo la dirección creativa de Nacho Aguayo para mujer presentó “SuperBloom”, una colección inspirada en el continente africano.

Eso sí, dejaron a un lado la silueta y la estética de la tribu Masai y el “look” de mujer exploradora y mostraron prendas “sofisticadas, de elegancia natural, en la que están los valores de marca”, explicó Nacho Aguayo, uno de los diseñadores favoritos de la reina Letizia, quien en varias ocasiones ha lucido prendas que llevan su firma.

El desfile comenzó con una serie piezas diurnas confeccionadas con tejidos rústicos. Después se vieron prendas más vestidas “que en función de cómo o con qué se combinen tiene una función u otra”, detalla Aguayo, que apostó por la explosión de color con turquesas, naranjas y amarillos.

En esta colección de “alma nocturna” en lugar de hacer vestidos de fiesta, a Aguayo le pareció más interesante y atractivo meter más pantalones y declinarlo en todas sus versiones.

En esta última colección, Roberto Verino viaja a la esencia de los años 90 a través de una mujer que fue icono de estilo de esa época, Carolyn Bessette, la esposa de John John Kennedy, una pareja emblemática que falleció en accidente de avión, hace ahora 20 años.

“A través de ellos, especialmente de Carolyn queríamos recuperar los mejores años de la moda española, haciendo un guiño a los 70 también”, explica el diseñador gallego, que combina la sobriedad de una década con el romanticismo de otra, pero que en ambas mantiene la “calidad de la sencillez”.

Con esa intención reivindica el “menos es más”. Verino recupera la esencia de la moda con patrones de líneas sencillas, donde la raya diplomática, los jerséis de cuello cisne o la pana resumen el concepto de los tejidos que se han vuelto “imprescindibles” en los armarios.

Armarios en los que esta nueva propuesta incorpora napa de cordero, con la construye un “sport” elegante, y piel de oveja, en algunos casos con su pelo, el clásico cheviot o los cuadros en un planteamiento donde se hace cómplice la “funcionalidad con el estilo”.

Juanjo Oliva dio un paso más y apostó por una colección “en la que los tejidos son lo más importante”, veintiséis piezas que se pueden utilizar en cualquier momento, “no hay temporadas”, explicó el diseñador.

Mientras que Devota&Lomba diseñó un paraíso en el que tienen cabida el minimalismo y las líneas rectas habituales en sus diseños, pero también ricos estampados, volantes y frunces que dan volumen a una colección armónica.

Por último, Ana Locking se inspiró “en mujeres raras que no cumplen con el estereotipo femenino” para crear “A Short Story of Weird Girls”, en la que se vieron cinco estéticas para mujeres muy diferentes.

Colección armónica

Ayer, en la quinta jornada de la pasarela madrileña, Devota&Lomba diseñó un paraíso en el que tienen cabida el minimalismo y las líneas rectas habituales en sus diseños, pero también ricos estampados, volantes y frunces que dan volumen a una colección armónica.

Los Leones ganan 11-3 en el primer juego de la serie