in

Transforma los vicios en virtudes

El sacerdote y escritor Alejandro Ortega Trillo promociona el relanzamiento del libro “Vicios y virtudes”

El libro del padre Alejandro Ortega invita al cambio

Esta pandemia, que lleva casi un año y muchas personas ya no quieren seguir contabilizando por los días de encierro que llevan en sus casas, ha sacado a la luz algunos vicios que tenemos como seres humanos, pero que podemos aprovechar para convertirlos en virtudes.

Alejandro Ortega Trillo, sacerdote, escritor, comunicador de radio y televisión y conferencista internacional, afirma que no obstante todo lo negativo, doloroso y sufrimiento que ha significado para muchas personas la llegada del Covid-19 —incluso con pérdidas humanas—, tenemos una gran oportunidad para la humanidad. “Ha sido una pausa existencial que al mundo entero se le ha impuesto con este virus, tomando en cuenta que eso es algo saludable en la vida pues son momentos de replanteamiento, reflexionar dónde estoy parado, qué es lo que venía haciendo, qué quisiera lograr el resto de mi vida y cómo afrontar esa nueva etapa”.

Entrevistado con motivo del relanzamiento de su libro “Vicios y virtudes” (Diana, 2020), Alejandro Ortega afirma que la pandemia es el momento en que podemos reflexionar y replantearnos nuestra vida. “Pero evidentemente también ha sido una etapa de riesgo para aquellos que han sufrido ansiedad, depresión y confinamiento”.

Durante la charla telefónica, en la que confiesa que le encanta la ciudad de Mérida y todo el estado de Yucatán, y que anhela regresar pronto, destaca que durante la pandemia la convivencia diaria se intensifica y puede volverse más difícil. “Es normal que con lo que vivimos las relaciones interpersonales y familiares sufran descalabros, momentos difíciles y hasta encontronazos durante el tiempo de encierro”.

A la pregunta de cuáles son los vicios que cree han salido a la luz durante la pandemia, lo piensa unos segundos y responde con seguridad la falta de colaboración con los demás, el orgullo y la susceptibilidad y sentirse herido por todo y todos.

Un desafío constante

En el libro “Vicios y Virtudes”, que su autor define como una herramienta para la vida, define la vida como un desafío constante que nos reta a vencer tentaciones y a esforzarnos para conquistar la mejor versión de nosotros mismos. Nos confronta con toda clase de obstáculos, lo cual nos hace crecer. El mayor reto, sin embargo, se encuentra dentro de nosotros, en la lucha que todo ser humano libra entre sus vicios y virtudes. Para superarnos, debemos mirar al interior, conocernos realmente y decidirnos a cambiar con voluntad.

Desde que uno abre las primeras páginas del libro, que va por su séptima edición y más de 100 mil copias vendidas, las sorpresas van una detrás de otra comenzando con un prólogo escrito por el cantante Emmanuel, líneas con sabor a testimonio y confesión de que lo ha leído muchas veces.

“Con Emmanuel tengo una hermosa relación que va desde 2005, cuando coincidimos en Ciudad de México por cuestiones de trabajo de cada uno. De ahí en adelante nos hicimos amigos y comenzamos a asistir él a mis conferencias y yo a sus conciertos. Cuando surgió la reedición de este libro se me ocurrió invitarlo para que escribiera el prólogo pues sabía que ya lo había leído y podía opinar al respecto, pues en charlas informales ya me había dado su opinión al respecto”.

Al retomar el contenido de “Vicios y Virtudes”, Alejandro Ortega, quien se ordenó sacerdote en 2000, estudió medicina en el Tecnológico de Monterrey, espiritualidad y letras humanísticas en Salamanca, España, y filosofía, teología moral y bioética en Roma, Italia, detalla que desde muy pequeños vivimos una lucha constante como seres imperfectos que somos.

“Tenemos que reconocer y aceptar que tenemos vicios, aunque en el libro hablo solo de diez que considero los más comunes, y que no se van a ir, pues no podemos vencer todo en esta vida. Y el ejemplo más claro lo da la parábola de la Biblia que habla de la cizaña y cómo es necesaria para que el buen trigo crezca. En resumen, los vicios que tenemos son la ocasión para crecer en nuestras virtudes, pero para eso se requiere humildad. Cuanto más imperfectos nos reconocemos más humildes somos y más comprendemos mejor las imperfecciones de los demás”.

Pero, ¿podemos llegar a conocernos realmente a lo largo de nuestra vida o nos negamos muchas veces a dar un primer paso para cambiar, como invita el libro en sus páginas?

“El conocimiento personal es una tarea siempre inacabada que todos tenemos que seguir a lo largo de nuestra vida. En primer lugar, porque nosotros vamos cambiando y evolucionamos en las diferentes etapas de nuestra vida. Nosotros mismos nos modificamos de alguna manera.

“Es una tarea continua de autoevaluación e introspección para ver cómo estamos en ese momento o circunstancia. La misma persona en situaciones diferentes puede reaccionar de forma diferente”, detalla el entrevistado.

Por otra parte, continúa, existen mecanismos de defensa que bloquean ciertas percepciones de nosotros mismos para no lastimarnos, y es normal. Pero también hay que saber superarlos.

“Tengo que aceptar mi realidad, el momento de reconocer que tengo cierto defecto o vicio, y que tengo que trabajar en ello. A veces es otra persona la que nos lo señala, y otras un accidente, enfermedad o trauma lo que nos abre los ojos. Esto se puede evitar si se hace una autoevaluación diaria”, agrega el padre Alejandro.

En base a los testimonios que ha recibido de lectores y personas con las que ha trabajado de manera directa hace una reflexión acerca de las etapas más difíciles que como seres humanos podemos enfrentar.

“A lo largo de la vida desarrollamos las tres etapas que menciono en mi libro: conocernos, aceptarnos y superarnos. No puedo definir cuál es la más difícil, pues todas van de la mano, pues primero hay que reconocer en que está uno fallando y no reacciona de la mejor manera posible. También hay que aceptar la realidad actual, para dar el paso a la superación”.

El también autor de los libros “Guerra en la alcoba” y “Los siete grandes temas del noviazgo y matrimonio”, no detiene su entusiasmo cuando recomienda a los lectores “Vicios y virtudes”, que ya lleva 100 mil copias vendidas en siete ediciones. “Si aún no lo han hecho, tienen que darse la oportunidad de leerlo pues en esta obra encontrarán una herramienta para trabajar su personalidad. No te dará la solución a todos tus problemas, sino el camino para el cambio cotidiano, forjar una mejor personalidad, crecer como personas y ser más felices”.— Renata Marrufo Montañez

renata.marrufo.rm@gmail. com @RenataMarrufo

 

“Los vicios que tenemos son la ocasión para crecer en nuestras virtudes, pero para eso se requiere humildad”

Brillante en el Dakar