in

Promueve su sabor e identidad

La sopa motivo de disputa

Ucrania reclama la titularidad de la sopa borsch

KIEV (EFE).— Ucrania solicitó oficialmente la inclusión de la sopa de remolacha (borsch) en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, en un intento por promover su imagen en el exterior y distanciarse de Rusia, que también reclama la autoría del plato.

“Es un paso importante que marca el inicio de la promoción internacional del borsch como patrimonio cultural de Ucrania”, dice la viceministra de Exteriores, Emine Dzhapárova.

La Unesco ya tiene a la pintura decorativa de Petrykivka, la cerámica de Kosiv y las canciones cosacas de la región de Dnipropetrovsk en su lista de Patrimonio Inmaterial. La candidatura del borsch es parte de una estrategia gubernamental más amplia para mejorar la imagen de Ucrania en el exterior, explica Dzhapárova.

“La ‘diplomacia culinaria’, la promoción de la cultura gastronómica ucraniana, es nuestra prioridad de acuerdo con la nueva estrategia de diplomacia”, dice.

La iniciativa parte de la idea de que la gastronomía es retrato de la identidad de un país. “Queremos que Ucrania sea reconocida en el mundo por su comida”, apunta.

Según Dzhapárova, otro de los motivos por los que Ucrania se dirigió a la Unesco es la necesidad de cerrar el debate sobre el origen del borsch. En Rusia y Polonia el guiso se cocina mucho y se le considera propio.

“Durante siglos, otros países intentaron robar y apropiarse de partes de la identidad cultural de Ucrania”, advierte Dzhapárova.

Desde 2014, tras la anexión de la península de Crimea por Rusia, Ucrania se ha distanciado del legado ruso. “Queremos que el mundo sepa que Ucrania es un país independiente, diferente de Rusia, que lucha contra los estereotipos”, subraya.

Empleo temporal habrá en crucero