in

Un deber para los más débiles

Foto: Megamedia

Hablemos de Bioética

 

 

“Sin embargo, la Iglesia afirma la licitud de la sedación en el marco de la atención brindada al paciente, para que el fin de la vida se produzca en la mayor paz posible y en las mejores condiciones internas”, Samaritanus Bonus

El reciente documento publicado de la atención a los enfermos afirma que “para disminuir los dolores del enfermo, la terapia analgésica utiliza fármacos que pueden causar la supresión de la conciencia (sedación)”.

“Un profundo sentido religioso puede permitir al paciente vivir el dolor como un ofrecimiento especial a Dios en la óptica de la Redención; sin embargo, la Iglesia afirma la licitud de la sedación como parte de los cuidados que se ofrecen al paciente, de tal manera que el final de la vida acontezca con la máxima paz posible y en las mejores condiciones interiores”, continúa el texto.

Esto también es verdad “en el caso de tratamientos que anticipan el momento de la muerte (sedación paliativa profunda en fase terminal), siempre, en la medida de lo posible, con el consentimiento informado del paciente”.

Desde el punto de vista pastoral, agrega el documento, “es bueno cuidar la preparación espiritual del enfermo para que llegue conscientemente tanto a la muerte como al encuentro con Dios. El uso de los analgésicos es, por tanto, una parte de los cuidados del paciente, pero cualquier administración que cause directa e intencionalmente la muerte es una práctica eutanásica y es inaceptable. La sedación debe por tanto excluir, como su objetivo directo, la intención de matar, incluso si con ella es posible un condicionamiento a la muerte en todo caso inevitable”.

Esta nueva “carta” de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el Fin de la Vida fue publicada y presentada a la prensa el martes 22 de septiembre pasado. Fue aprobada por el papa Francisco el 25 de junio y ordenó su publicación.

Tras la prohibición de la eutanasia y el suicidio asistido, y la afirmación de “la obligación moral de excluir el ensañamiento terapéutico”, el documento llega al “deber de alimentación e hidratación”, antes especificar la naturaleza de los “cuidados paliativos”.

El documento luego analiza el lugar de la familia y el apoyo y la atención prenatal y pediátrica.

Se necesita aquí una aclaración en relación al contexto pediátrico: en el caso del niño incapaz de entender, como por ejemplo un neonato, no se debe cometer el error de suponer que el niño podrá soportar el dolor y aceptarlo, cuando existen sistemas para aliviarlo.

Por eso, es un deber médico trabajar para reducir al máximo posible el sufrimiento del niño, de tal manera que pueda alcanzar la muerte natural en paz y pudiendo percibir lo mejor posible la presencia amorosa de los médicos y, sobre todo, de la familia.— Presbítero Alejandro de J. Álvarez Gallegos, doctorando en Bioética en Roma, Italia

 

“La Iglesia afirma la licitud de la sedación como parte de los cuidados que se ofrecen al paciente, de tal manera que el final de la vida acontezca con la máxima paz posible”

 

''No es karma, es Covid'': Salinas Pliego a cibernauta tras admitir que tiene la enfermedad

Sebastián Yatra llega a los 26 años soltero y muy feliz