in

Un libro con aires utópicos

Renglones

Margarita Díaz Rubio (*)

“Los niños de un año, que aún gatean, son condicionados de esta manera: les muestran flores y después que les dan una descarga eléctrica, acaban sollozando”.

“El sexo es programado para la especie humana. La promiscuidad no existe”.

“El pasado es borrado: Dios, el concepto familiar, los monumentos, la maternidad, los libros con temas históricos antiguos, los museos...”.

“Materialismo rampante: tirar es mejor que remendar, pues a más remiendos menos dinero”.

“El estado mundial, las fiestas del día, los cantos de la comunidad y los servicios de solidaridad son controlados por el estado”.

“La droga es perfecta para anestesiar los sentimientos. Produce euforia, narcotiza y alucina”.

“Hormonas y transfusión de sangre joven a los mayores”.

Aldous Huxley en “Un mundo feliz” que es un clásico de la literatura del siglo XX —publicado por primera vez en 1932— nos muestra una sombría metáfora sobre el futuro.

Algunas de ellas se han materializado de manera inquietante, sacrificando los valores humanos esenciales y nos muestra también diversas maneras de un mundo feliz en la era fordiana pero, en contraposición, pone a un salvaje al que le quieren mostrar la vida “civilizada”.

¿Les digo la verdad? este libro lo encontré revisando mi biblioteca y lo quise volver a leer. No pude. Aún me pregunto el porqué.

Presidenta del Patronato Pro Historia Peninsular. mardipo1818@gmail.co m

 

Colapso en la Línea 12 del metro deja un convoy suspendido y 13 muertos (vídeo)

Henry Martín no es investigado por su hermano; será citado a declarar