in

Un viaje por la violencia social

Lydia Margueles

Obra de teatro que varía en cada función al público

Una exploración de la masculinidad y de la violencia social y de género es la que se genera en la puesta en escena “Nada que temer. Aproximación tentativa al estudio del hombre”, la cual se presentará hoy domingo y mañana lunes en el teatro La Rendija Sede A.

El espectáculo tiene una variante interesante, pues la función de hoy domingo se realiza en su forma original con los tres actores que le integran, pero la del lunes involucra a los “interventores”, artistas invitados en la puesta en escena.

Lydia Margules, quien dirige la obra, explica que desde que el espectáculo se creó uno de los objetivos era entrar en contacto con el público masculino en específico y plantear contextos sobre una serie de líneas de comportamientos establecidos.

De ahí que se generara la idea de que artistas intervinieran la obra.

Como parte de estas experiencias tuvieron la participación de un artista visual, quien mientras la obra sucedía realizó un mural efímero en una pared negra.

Otra intervención la hizo un bailarín de flamenco, una danza que maneja un planteamiento de roles y líneas de comportamiento, de manera que hizo una desconstrucción de estos roles.

Los actores también han intervenido la obra haciendo, por ejemplo, una confrontación total con los actores originales de la puesta en escena.

Como parte de esta dinámica, durante su estancia en Mérida, realizan varios ensayos en los que se tienen observadores invitados, un grupo de actores, que a partir de la reflexión que obtengan de ver la obra se integrarán a ella como interventores en la función del lunes.

Usualmente sólo un artista invitado interviene la obra, pero ahora seran varios.

Lydia Margules destaca que se da libertad a los artistas para intervenir la obra y sólo se les pide que en ciertos momentos permitan el desarrollo de la escena en situaciones que son fundamentales en la definición del argumento.

Sobre el tema, indica que abordan el contexto de la violencia social y de género, y particularmente hacen revisión de la masculinidad.

Realizar este trabajo comparte que les llevó más de dos años, proceso que dio comienzo con la lectura teórica de género con materiales de Marta Lamas hasta Enrique Dussel, entre otros.

Los actores que son parte de la obra, como parte del proceso, fueron creando una bitácora con palabras, frases o descripción de las sensaciones que se iban generando al abordar el tema, de forma tal que varias de éstas apreciaciones escritas se integraron a la dramaturgia de la obra e incluso en la puesta en escena se incluyen esas bitácoras de manera física.

La obra con su resultado final se presentó en Ciudad de México con 12 funciones, y previamente se tuvieron dos presentaciones con público que fueron parte del proceso de creación.

Las funciones en Mérida como parte del Noveno Festival de Teatro de la Rendija serán hoy y mañana a las 20 horas. La cuota de colaboración es de $100 (general) y $50 (estudiantes e Inapam).— Iris Ceballos Alvarado

 

Sujeto le toca los glúteos a joven en calles del centro; policía lo arresta