in

Una canción llamada Mario Benedetti

Foto de internet de Joan Manuel Serrat, Mario Benedetti y Tania Libertad
Foto de internet de Joan Manuel Serrat, Mario Benedetti y Tania Libertad

El director de coros anunció que ensayaríamos una nueva obra, de una compositora cubana llamada Beatriz Corona (La Habana, 1962). La pieza se llamaba “Corazón coraza” y empezaba así:

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres lindo desde el pie hasta el alma
porque eres bueno desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeño y dulce
corazón coraza

La música era maravillosa, etérea y delicada, dulce, pero al mismo tiempo llena de intensidad.

Y la letra, la letra era tan profunda. ¿Y cómo no podría serlo? Si era un poema en versión coral de Mario Benedetti, uno de los poetas más universales, más leídos, más vigentes.

Te puede interesar: Eduardo Galeano y las palabras que merecen existir

Y sí, más influyentes en la música, el cine y próximamente la danza (el ballet nacional del Sodre estrenará con motivo del centenario del natalicio del escritor, que se conmemora este lunes 14 de septiembre, una coreografía inspirada en una de sus novelas más populares, “La tregua”).

Corazón coraza:

porque eres mío
porque no eres mío
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

Beatriz Corona piensa en un hombre, por eso la pieza coral dice “porque eres mío, porque no eres mío”, en lugar del “mía” de Benedetti.

Si eres mujer y tienes un amor imposible, esta canción te llegará al alma, alguien que tienes y no, que piensas, que es lindo, pero que no es tuyo ni lo será jamás. Y aquí nos quebramos, entre versos y pentagramas, pensando en lo imposible.

Riesgos de la poesía

Siempre he creído que la poesía, a diferencia de otros géneros literarios, como el cuento o la novela, no te permite mentir.

El poema, decía el escritor yucateco Agustín Monsreal, “es un striptease mental”, yo diría que es más bien un “striptease” del alma, y que por eso, dijo, él no escribía poemas, porque es exhibirte, porque no hay donde esconderse. Ese es el primer riesgo de la poesía.

El segundo riesgo es que es difícil de compartir a menos que tengas esa universalidad que tiene Benedetti, esa capacidad de calar en cualquiera, lo mismo en el intelectual que en el hombre de a pie (y eso es precisamente lo que molesta al intelectual).

Los poetas son una cofradía, una secta, un culto a la palabra, finalmente su lenguaje es como un código que entienden entre sí, es el extracto del extracto de nombrar lo que existe y lo que no, la sustancia de todo lo que queremos expresar y que difícilmente entenderán los “prosaicos”.

Los poetas y los cuentistas

Más de una vez hemos escuchado a alguien decirle a un poeta “¿pero por qué no lo dices como es y ya, por qué te complicas tanto?”; por eso, tal vez, sitios de cuentistas como “Ficticia”, que por cierto recomiendo para los amantes de la narrativa breve, prohíben la entrada a poetas.

Lo cual no quiere decir que a los narradores no les apetezca de vez en cuando leer un libro de poemas y a los poetas no le guste jamás leer un cuento, han de tener entre sí sus poetas y narradores favoritos.

Supongo que todo depende de qué ánimo estás ese día, pero seamos realistas, ¿cuánta gente lee poesía hoy en día que no sea Benedetti, Neruda o Sabines? por ejemplo.

Los poetas son y serán siempre incomprendidos, mientras más vanguardistas y experimentales, peor.

Lenguaje universal

Y ya ni hablar de una lectura de poesía en voz alta, tienes que estar en esa frecuencia, en ese lenguaje, en ese lapsus, abierto a todo lo que la poesía es y puede ser, sensible como un girasol a la luz, como la lluvia que se eriza con el aire, para entrar en el ánimo, en la atmósfera de un poema.

Por eso la poesía que se comparte cantando puede llegar a más público, en ese otro lenguaje universal que es la música y que con Benedetti parece hecho para ella.

Me caló y me sigue calando ese “Te quiero” que en la voz de Nacha Guevara es un todo un himno.

La música es de Alberto Favero, que junto con Benedetti compuso más de treinta canciones, alejándose, dicen los expertos, de la Nueva Canción Latinoamericana de inicios de los años setenta que nutrieron los versos de Benedetti (como “Cielo del 69”, con “Los olimañeros”).

"Papel mojado"

Otro de los grandes poemas de Benedetti, que resume todo lo que es la poesía, es “Papel mojado”. Música y letra son belleza pura.

Con ríos
con sangre
con lluvia
o rocío
con semen
con vino
con nieve
con llanto
los poemas
suelen
ser
papel mojado.

La composición musical es de Víctor Merino y versiones hay muchas pero la más famosa es la que hizo Joan Manuel Serrat con Tania Libertad:

No importa si es tango, jazz o música latinoamericana, Benedetti encaja en todas las músicas con sus poemas universales, aunque desde luego los compositores han sabido adecuar cada género al carácter de cada poema.

Por ejemplo, “No te salves” a ritmo de tango con Adriana Varela. Por supuesto, la música es de Favero.

No descarto, para conocer más de la influencia de Mario Benedetti en la música, en la que desde luego influyen sus exilios y desexilios, adquirir un libro llamado “Grillo constante: Historia y vigencia de la poesía musicalizada de Mario Benedetti”.

Interacción música-literatura

Se resume como “un repaso histórico de la interacción música-literatura, el análisis contextualizado de la obra “musical” de Benedetti y el testimonio de quienes colaboraron con él o eligieron musicalizar su poesía.

Así como el recuento de los registros discográficos que incluyen sus textos poéticos, interpretados por múltiples artistas de distintas épocas y procedencias".

A veces la poesía de Benedetti es como una recitación con música de fondo, como una gran introducción que remite a la obra musical:

Música y poesía para estar al mismo tiempo perdido y en paz, radiante y roto, para declarar un amor o perderlo, estar entre una frontera y otra, con la belleza en el horizonte.

No se puede pedir más. Benedetti nos acompaña siempre, aun en el silencio.

Dan inicio los festejos patrios en Mérida

La tormenta tropical ''Sally'' deja fuertes lluvias al suroeste de la Florida