in

Una historia que le duele

Atento a cada detalle del recorrido

Francisco Martín presenta “México Esclavizado”

Si alguna vez han hecho el recorrido por la hacienda-museo Sotuta de Peón sabrán que es una puerta al pasado, “ese que duele, y en lo más profundo del alma”, tal como afirmó el guía especial que se apoderó del lugar con su personalidad y los muchos datos que ofrecía como ráfagas al grupo que lo acompañaba.

Vestido de pantalón negro y camisa azul de manga larga, ayer por la mañana el escritor Francisco Martín Moreno no se dejó vencer, junto con una veintena de representantes de medios de comunicación nacionales y unos cuantos locales, y recorrió una parte caminando y otra abordo de un truck, las instalaciones de la hacienda ubicada en la comunidad de Tecoh.

Por momentos resguardado por una gorra y en otras olvidándose de los fuertes rayos del sol y contestando a todas las preguntas de sus acompañantes, Martín Moreno ambientó su novela con un recorrido por la llamada “hacienda viva”.

En el marco de la presentación nacional de su más reciente libro “México Esclavizado”, de Grupo Planeta, el escritor e historiador fue el anfitrión de lujo durante cuatro horas que duró el recorrido por la hacienda, en el que aderezaba los datos de la guía Mariana Arjona y que el mismo tenía que detener abruptamente por confesarse un apasionado del tema.

El recorrido por la casa principal de la hacienda, los diferentes procesos de producción, desde el peinado manual de la fibra hasta las maquinarias que fueron modernizando el proceso para comercializar la fibra de henequén, eran pringados con datos históricos de la esclavitud en Yucatán en la época del llamado “oro verde” y pasajes de su nueva novela que protagoniza el personaje de Olegario Montemayor.

Y es que al escuchar a Martín Moreno hablar de la época henequenera en Yucatán es imposible no transportarse a los datos que ofrece de otras etapas dolorosas de la humanidad en las que se vivieron todo tipo de casos de esclavitud en el mundo.

“¿En qué momento se perdió México y tenemos que recuperarlo? En aquel en que el analfabetismo reinó en el noventa y ocho por ciento de la población, cuando no había escuelas y el pueblo era oprimido ante la falta de conocimientos para rebelarse, aun cuando ya habíamos sacado a Porfirio Díaz del país a punta de ballonetazos”, declaró exaltado a manera de cierre del recorrido, alrededor de las 2 de la tarde, bajo una palapa en la zona donde se ubica el cenote.

“Por eso es tiempo de que en México y toda América Latina todos nos convirtamos en maestros, defendamos la reforma educativa y la reparemos de ser necesario, para que esa minoría que hasta ahora logra terminar una carrera profesional sea más del ochenta por ciento y cambiemos el México corrupto y podrido en el que hoy vivimos. Y con esto concluyo, ¡ahora sí!”, declaró con esa sonrisa que se sabe que tiene mucho más que contar y confesar, pero que dejará para otro encuentro con la historia.

Por la tarde, Martín Moreno presentó su novela a más medios locales y público en general en la sala de usos múltiples del Gran Museo del Mundo Maya. Ahí volvió a hablar de su libro, de la esclavitud en Yucatán y el mundo y de todo lo que su pasión que plasma en sus libros le permitió y le preguntaron los presentes.— Renata Marrufo

 

Los Leones cierran la temporada regular con broche de oro

Domingo después de Pentecostés, la Santísima Trinidad