in

Una investigación social, al servicio de celestunenses

Escena del documental “Celestún. Adversidad en el paraíso: vida cotidiana y vulnerabilidad”

Puerto en abandono

En la pantalla el paraíso se revela: la inmensidad de las aguas turquesas, el blanco inmaculado de la arena, la conquista del cielo por las aves acuáticas.

En la pantalla la expulsión del Edén también se revela: servicios de salud limitados, pobreza extrema, adicciones, rechazo a la formación académica para incorporarse a la actividad laboral.

Celestún es una moneda de dos caras. En palabras de la doctora María de Fátima Flores Palacios, el puerto “en términos de recursos naturales es maravilloso, pero en dinámicas sociales está abandonado”.

Experta en representaciones sociales, género y vulnerabilidad, la investigadora del Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales (Cephcis) de la UNAM advierte de los riesgos que quebrantan el bienestar de la población celestunense: altos índices de embarazos tempranos, deserción escolar, alcoholismo y marginación; violencia intrafamiliar y otros problemas derivados de la dependencia económica a la pesca y los conflictos territoriales con Campeche.

“Considero que es una comunidad hasta cierto punto abandonada por las instituciones del Estado, que deberían prestar mucha mayor atención a las situaciones de salud”, afirma al Diario la investigadora, autora del documental “Celestún. Adversidad en el paraíso: vida cotidiana y vulnerabilidad”, que, como informamos, se proyectó por primera vez el viernes pasado en el auditorio del Cephcis.

Los habitantes, “a medida que se sienten aislados, van cerrando las posibilidades de comunicación”. En ellos se percibe desconfianza y resistencia “porque ha habido gente que ha intentado hacer investigación pero no devuelve nada a la comunidad”.

Testimonios

Al enfocarse en el puerto para desarrollar su línea de investigación, la doctora Flores Palacios se planteó obtener indicadores concretos sobre la población a partir del testimonio de sus integrantes. Al incluir el material en un documental “lo que me interesa, por un lado, es documentar y, por otro, comprometer a instituciones y gobierno a que den soluciones, porque éste es un puerto de atracción turística importante; no se trata solo de generar el recurso y olvidarse de sus pobladores”.

Un equipo profesional hizo las tomas del puerto y los entrevistados, y la investigadora dirigió los contenidos, seleccionó materiales y supervisó el proceso “para evitar situaciones de riesgo”. La doctora Flores tiene la intención de que el filme se exhiba en otros espacios, pero está consciente de que no será fácil, “porque las personas que amable y valientemente nos dieron su relato están expuestas”.

Solucionar los problemas de Celestún lo considera viable. “Incluso, estamos en una muy buena coyuntura política y social. Si el gobierno quiere comprometerse de verdad y resolver demandas específicas, ésta es una buena oportunidad”, señala.

“Pueden recurrir a nuestra institución y solicitar el diagnóstico, hay artículos científicos y datos concretos que pueden apoyar la generación de políticas públicas. Eso está al servicio de quien lo requiera, siempre y cuando se utilice en beneficio de la comunidad”, finaliza.— Valentina Boeta Madera

Investigadora

La doctora María de Fátima Flores Palacios se incorporó al Cephcis hace seis años.

Contextos

“La gente de la costa pasa por situaciones que no tienen nada que ver con las condiciones urbanas de Mérida”, explica.

Riesgos

“Celestún es una comunidad que presenta niveles de riesgo en términos de salud, por la disputa del territorio marítimo con Campeche y situaciones que tienen que ver con la pesca”.

Cuidan playa de El Cuyo

Cosas de Mascotas: Los perros tienen la habilidad de “leer” los rostros