in

Una Noche Blanca “al tope”

Arriba

Galerías, foros y calles, escenarios para la cultura

La fiesta del arte y la cultura convirtió las calles del Centro Histórico de Mérida, e incluso más allá de estas inmediaciones, en un escaparte para disfrutar de las más variadas expresiones artísticas, en una velada en la que cientos de personas se unieron a la celebración.

Parques, teatros, foros alternativos, museos, galerías y hasta las calles fueron sede de las más de 100 actividades artísticas y culturales que integraron la onceava edición de la Noche Blanca que se celebró ayer.

La actividad hizo honor al lema del evento “Arte a tope”, pues prácticamente a cada momento se podía ver, escuchar, palpar y sentir las más variadas manifestaciones artísticas.

Teatro regional, hip hop, tango, danza clásica, contemporánea y urbana, flamenco, música clásica, pop y popular, performance y, por supuesto, numerosas exposiciones de artes visuales integraron la basta oferta de la Noche Blanca.

El Centro Cultural Olimpo fue sede de la apertura de tres exposiciones: “Memorias”, de Jaime Barrera; la instalación “Noche Rosa”, de Alexa Torres y José Luis Rodríguez de Armas, y “Obra Reciente y algo más, pintura de paisaje yucateco”, de Alonso Gutiérrez, que inauguró el alcalde, Renán Barrera Concha.

Recorrido

Antes de ello, se realizó un acto protocolario en el patio central del Olimpo, con la presencia de los citados artistas, del director de Cultura del Ayuntamiento, Irving Berlín Villafaña, y la secretaria de la Cultura y las Artes, Erica Millet Corona, entre otros.

Los asistentes al acto recorrieron posteriormente las salas de exposiciones.

Mientras eso sucedía, frente a la Catedral daba inicio un espectáculo de danza, en el que los visitantes se convirtieron en los artistas, o al menos algunos de ellos. Y es que el espectáculo Sonecer 360 grados que se presentó consistió en invitar a mujeres a subir al escenario, a quienes se dotó de lentes de realidad virtual con los que simulan estar bailando con otras personas.

Uno de los eventos que tuvo una buena asistencia fue la presentación de la pianista japonesa Tomoko Mukaiyama, en el teatro José Peón Contreras, que contó con público que ocupó butacas y sillas hasta el tercer nivel.

La presentación fue muy aplaudida, aunque se escucharon comentarios como “es otro tipo de música, no lo imaginaba así”.

El patio del Edificio Central de la Uady fue otro de los espacios que lució repleto, pues ahí se presentó el espectáculo Península Danza, con la participación de los ballets folclóricos de las tres preparatorias de la Universidad, quienes presentaron estampas de Quintana Roo, Campeche y Yucatán.

También en ese mismo recinto se contó con la presencia de jóvenes universitarios, quienes pusieron en venta artículos y productos del emprendedurismo.

En la Plaza Grande los bailarines Joseph Tsosh & Alisa Tsitseronova realizaron una breve presentación que repitieron poco antes de las 12 de la noche, y que también ofrecieron en el parque de Santa Ana.

En el asta Bandera de la Plaza Grande se efectuó un desfile de modas titulado “Luna Bohemia”.

En el Olimpo se realizaron otras actividades como observaciones con telescopio y el espectáculo de teatro y circo contemporáneo ¨Punto de cruce”, de la compañía Observación Múltiple con la actuación de las acróbatas y artistas de teatro Carolina Cañas y Ana Alcocer.

Las galerías registraron buena afluencia y presentaron numerosas propuestas de artistas locales, nacionales e internacionales.

Los espectáculos de música y baile que se presentaron en las calles llamaron la atención de los asistentes a la Noche Blanca, al grado tal que en algunas calles era difícil caminar ante el abarrotamiento de personas.

Muchos disfrutaron de las presentaciones musicalesque se efectuaron en la tarima instalada sobre la calle 62, donde a las 12 de la noche se presentó la Orquesta Pérez Prado y las Auténticas Estrellas, como colofón de la fiesta.— Iris Ceballos Alvarado

La ‘Noche Blanca’ en su 11° edición

Homilía del V domingo de Pascua