in

Van Gogh al completo

Houston acoge amplia colección del genial artista

HOUSTON (EFE).— El Museo de Bellas Artes de Houston inauguró ayer una exposición que muestra la tumultuosa búsqueda de Vincent van Gogh por convertirse en un artista a través de medio centenar de obras, desde bocetos de sus inicios hasta los paisajes que lo hicieron famoso tras su muerte.

El MFAH, como se le conoce por sus siglas en inglés, uno de los diez museos de arte más grandes de Estados Unidos, exhibirá hasta el 27 de junio “Vincent van Gogh: Su vida en el arte”, que recoge piezas prestadas por el Museo Van Gogh de Amsterdam y el Kröller-Müller de Otterlo (Holanda), que tiene la mayor colección de Van Gogh del mundo.

Apenas hace unos días se presentó otra exposición sobre el artista, “Van Gogh: La experiencia inmersiva”, en la Bolsa de Valores de Bruselas, en Bélgica.

“Es un enorme placer haber contribuido en esta muestra por medio del apoyo que tenemos entre instituciones”, dijo Axel Rüger, director del Museo Van Gogh de Amsterdam durante la presentación a la prensa.

Según Rüger, hacer la obra de Van Gogh lo más accesible posible para el público es “muy importante para el Museo Van Gogh de Amsterdam” y forma parte de su misión.

La exhibición revela la “corta y asombrosa carrera de Van Gogh, desde sus inicios cuando no tenía experiencia, para luego tener un desenlace apoteósico y por último un fin trágico”, afirmó David Bromfold, curador de la exposición y jefe del Departamento de Arte Europeo del MFAH.

“Van Gogh logró resultados increíbles, fueron 850 cuadros y 1,300 dibujos, esto es un logro absolutamente fenomenal, cambió el arte por siempre”, agregó Bromfold, quien también es director del Departamento de Conservación del museo.

En la exposición estadounidense, una sala inicial sirve de presentación con copias de los trabajos de Van Gogh y un audio que recrea una discusión entre él y Paul Gauguin en la “casa amarilla”, en Arles.

La muestra está dividida en las cuatro etapas claves de la trayectoria del pintor postimpresionista holandés.

Así, se puede ver en la primera sala “Los cavadores” (1880), copia de la obra de Jean-François Millet, realizada por Van Gogh como parte de su formación, en la que hizo copias y grabados de grandes pintores durante sus primeros años.

Se refleja el enorme valor que tuvieron para Van Gogh las escenas y paisajes de la vida rural, a las que plasmó en gran número de dibujos y pinturas en Nuenen.

Una réplica de “Campesinos comiendo papas” (1885), su primer gran proyecto, va acompañada de una reproducción a gran escala sobre un mural de una de las cartas que escribió a su hermano Theo en la que analiza ese trabajo.

Las más de 800 cartas que escribió Van Gogh a familiares y amigos son un “testimonio diario de su evolución como artista, a través de ellas podemos ver con transparencia cuál era su búsqueda”, explica Gary Tinterow, director del MFAH.

En una segunda sala se exhibe “Agostina Segatori en Le Tambourin” (París, 1887), obra influenciada por la vida urbana parisina en la que el artista se aleja del tema rural y se concentra en el retrato, momento en que conoce a otros artistas que le influyeron.

La exposición también muestra la búsqueda por el pintor de la luz y el color durante su permanencia en Arles, donde pinta paisajes, campos de trigo y retratos.

“Las rocas” (1888), “La colina de Montmartre” (1886) y “Campos arados” (1888) revelan su atracción por los paisajes coloridos del sur de Francia. Su nuevo estilo se caracteriza por pinceladas largas y rítmicas, y capas gruesas de pintura.

Destaca también “Bodegón con plato de cebollas” (1889), que Van Gogh terminó a su regreso del hospital luego de cortarse la oreja tras una discusión con Gauguin, e “Irises”(1890), una de sus obras más emblemáticas, que creó internado en el asilo de Saint-Rémy.

“El jardín del asilo en Saint-Rémy” (1889) y “Mujer campesina atando gavillas” (1889) muestran la fascinación del artista por los jardines y los campos de trigo que veía desde su habitación.

“Van Gogh ha perdurado en nuestra imaginación y lo seguirá haciendo debido a su autenticidad y sinceridad, porque sus obras revelan a un artista apasionado y casi desesperado por el deseo de comunicar algo a la humanidad”, manifestó.

“No podría pedir un mejor final para mi carrera acá en Houston”, añadió Bromfold, quien se despide del museo con esta exhibición para jubilarse y regresar a su Inglaterra natal.

Contenido

La exhibición consta de una selección de 50 pinturas y dibujos de Vincent van Gogh (1853-1890) que fueron hechos en un período de diez años y que van desde los bocetos y paisajes hasta las naturalezas muertas y retratos que acabaron por hacerlo famoso.

Proponen castigo por llamadas falsas al 911

Ben Affleck sale de clínica y anuncia que ya está rehabilitado

Ben Affleck deja DC e incursiona en el streaming