in ,

Van yucatecos a un concurso nacional de diseño de telerrobots

Foto: Megamedia

Jóvenes dan ideas para una base lunar

En la exploración de la Luna también los yucatecos tienen propuestas para ofrecer.

Estudiantes del Instituto Tecnológico de Mérida y la Universidad Autónoma de Yucatán integran dos de los 57 equipos inscritos en el concurso nacional “Hacia una base lunar”, que tiene el respaldo de instituciones académicas y de investigación del país.

El tema general del certamen, según asienta la convocatoria, es la construcción de los sistemas necesarios para el establecimiento de una base lunar para realizar actividades de exploración, científicas y comerciales.

Como ganadores se elegirán los tres prototipos de telerrobot que, sin GPS ni uso de oxígeno, estén mejor capacitados para desplazarse, superar obstáculos, asir, llevar rocas de un lugar a otro y enlazarse con la red de comunicaciones para recibir y transmitir información por ondas de radio o láser.

La telerrobótica, el campo científico que se centra en los autómatas controlados a distancia, juega un papel fundamental en la exploración de lugares con ambientes extremos, no solo en el espacio sino también en la Tierra, como los polos y volcanes, explica el doctor Benito Orozco Serna, de los institutos Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (Inaoe) y Tecnológico de Ensenada y uno de los integrantes del comité organizador.

Por esa razón y por lo accesible que resulta para los estudiantes el diseño de un telerrobot en comparación con otras herramientas es que se convocó a registrar propuestas de este tipo.

Te interesa: Contribución al estudio espacial

“Entendiendo primero cómo hacer un telerrobot ya pueden dar un siguiente paso, tal vez agregar sensores o los estudios que se van a realizar. Un telerrobot es la herramienta básica de la exploración espacial”, indica el doctor Orozco.

“Ya conocemos mucho de la Luna: su composición química, el clima; lo que se pretende ahora es un proyecto que nos acerque más al espacio exterior, un escalón para subir más arriba”, apunta. “La base lunar que algunos países están pensando colocar permitiría llegar a Marte, el siguiente objetivo más importante. Sería más fácil salir de la Luna, reabastecerse o cambiar de nave”.

Las largas temporadas que algunos astronautas han pasado en la Estación Espacial Internacional permiten anticipar la supervivencia humana en una base lunar. “En la Estación Espacial Internacional, aunque está en órbita cercana a la Tierra, los astronautas afrontan todos los problemas que tiene el ser humano en el espacio, como la falta de gravedad y oxígeno”, recuerda el investigador. “Se han superado muchos problemas al tener personas en la Estación Espacial más de un año, con eso se tiene la seguridad de que una base lunar permitirá estar mucho tiempo”.

Te interesa: Conoce algunos mitos y curiosidades sobre la llegada del hombre a la luna

Admite que a México le falta mucho camino por recorrer para lograr el mismo protagonismo de países como Estados Unidos y China en la exploración espacial. Sin embargo, enfatiza que “la participación de México ha sido importante”.

“Las misiones a la Luna, la Estación Espacial Internacional y a Marte han tenido participación de mexicanos”. Como ejemplo cita al doctor Raúl Navarro González, del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, quien colaboró con el diseño del laboratorio Sample Analysis at Mars en el róver “Curiosity” que aterrizó en 2012 en el Planeta Rojo, y la recopilación y análisis de los datos.

En marzo de 2020 se realizará en Ensenada la última etapa de la competencia, en la cual los prototipos deberán superar varias pruebas. Como premio, los tres primeros lugares asistirán en Estados Unidos a la Conferencia Internacional del Desarrollo del Espacio, en la que presentarán su telerrobot.

El doctor Orozco destaca la participación femenina en los equipos, algunos de los cuales están conformados íntegramente por mujeres y otros, liderados por ellas. “Eso nos agrada muchísimo”, apunta.

La presidencia del comité organizador, que recae en la doctora Aída Wooford, tiene su sede en Ensenada, en el Instituto de Astronomía de la UNAM. Además de esta institución, en el certamen participan los institutos Tecnológico de Ensenada y Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica; las universidades Popular Autónoma del Estado de Puebla, Autónoma de Nuevo León y Autónoma de Baja California, y la National Space Society. — Valentina Boeta Madera

El concurso busca “despertar en los muchachos el interés por la ciencia y tecnología espacial, que no están tan lejanas”

Torneos de lazo, patraña

Sin castigo exalcaldes acusados de desvíos