in

Yucateco gobernó a platenses

Evocan la figura de Juan José de Vértiz y Salcedo

“Miradas en el tiempo”, cápsulas culturales del Patronato Pro Historia Peninsular que abordan los más diversos temas de la cultura de Yucatán, se transmite los martes y jueves en las diversas redes sociales de ProHispen y en la página web www.prohispen.com.

En esta ocasión, Humberto Sánchez Baquedano habla de don Juan José de Vértiz y Salcedo, ilustre yucateco que fue gobernador de Buenos Aires y virrey del Río de la Plata, en lo que hoy se conoce como la República Argentina, en Sudamérica.

“¿Quién fue Vértiz y Salcedo? Aun cuando nació en la ciudad de Mérida, realmente estuvo aquí muy poco tiempo. Apenas su primera infancia la vivió en Mérida, de padres españoles, me atrevo a afirmar que nació aquí por accidente, porque su padre fue enviado desde España por trabajo, pero veamos los datos más a detalle: Juan José nació el 2 de febrero de 1718 en Mérida, Yucatán, en aquel tiempo Nueva España, hoy México. Su padre fue Juan José de Vértiz y Hontañón, español nacido en Tafalla, Navarra, y quien fuera gobernador de Yucatán de 1715 a 1720. Fue su padrino de bautizo su tío el capitán don Francisco Antonio de Vértiz y Hontañón.

En una nota publicada en Diario de Yucatán en 1933, el ilustre genealogista e historiador don Ignacio Rubio Mañé dice que siendo Juan José aún muy pequeño su padre fue nombrado en 1720 gobernador de Nueva Vizcaya, hoy Durango. Ahí creció y recibió su primera instrucción escolar. De joven, Vértiz de Salcedo fue enviado a estudiar a España, donde en 1737 ingresa al ejército, iniciando su carrera militar. Estuvo en Italia combatiendo y en Rusia, de estudios; para 1768 ya era brigadier, ese mismo año fue nombrado como subinspector de tropas del Río de la Plata, arribando los primeros días de 1769 al puerto de Montevideo, en América del Sur. Participó exitosamente en importantes misiones militares.

En 1770 Vértiz de Salcedo fue promovido a Mariscal de Campo, donde se dedicó a crear un buen sistema de defensa en la costa y en el interior para protegerse en caso de nuevos ataques de los ingleses; restructuró el sistema hacendario local, eliminando gastos innecesarios. En 1771 fue nombrado gobernador y capitán general de Buenos Aires, donde combatió el contrabando; fundó el Real Colegio de San Carlos en 1772; en 1773 los portugueses se establecieron de forma ilegal en la Sierra de los Tapes y a lo largo de los Ríos Grande y Chachin, por lo que Vértiz de Salcedo tuvo que tomar acciones inmediatas. Para la Corona Española, a cargo del Rey Carlos III los conflictos de la zona con los portugueses y los ingleses, le mereció importante atención, por lo que creó en 1776 el Virreinato del Río de la Plata, nombrando como primer virrey a Pedro Cevallos, quien no duró mucho tiempo en el cargo. En 1777 Vértiz de Salcedo fue nombrado segundo virrey del Río de la Plata, asumiendo el cargo en julio de 1778. Vértiz de Salcedo introdujo en Buenos Aires la imprenta que habían utilizado los jesuitas en sus misiones en Córdoba, de donde fueron expulsados. Vértiz recibió el apodo de “Virrey de las Luminarias”, debido a que creó el primer sistema de alumbrado público.

Bajo su gobierno se llevó al cabo el primer censo de población en la provincia del Río de la Plata, fundó el primer grupo de población en la Patagonia, creó un hospital para infecciosos, así como un orfanato. En 1783 Vértiz de Salcedo dio instrucciones al capitán Tomás Rocamora, a quien envío a tres ríos para la fundación de Concepción de Uruguay, Gualeguay y Gualeguaychú. Ese mismo año, el virrey Juan José mandó a crear en Buenos Aires una casa de comedias, La Sala, que fue la primera de Buenos Aires. Se le conoció como el Teatro de la Ranchería. Posteriormente solicitó a la Corona Española que sea relevado del cargo, consiguiéndolo en 1784. Regresó a España y falleció en Madrid en 1799.

 

Mónaco frena al París SG

Editorial

Port Royal