Guantes y mascarillas desechables amenazan a los océanos y vida marina

domingo, 19 de abril de 2020 · 15:07

NUEVA YORK.- El incremento de mascarillas y guantes desechables para prevenir la propagación del Covid-19 se suma al exceso de contaminación plástica que amenaza océanos y la vida marina, advierten ambientalistas.

En Estados Unidos, los Centros de Control de Enfermedades (CDC) recomiendan usar máscaras de tela (cubrebocas) debido a la preocupación de que el Covid-19 pueda propagarse por personas infectadas que no muestran síntomas.

Te puede interesar: Preocupa a OMS escasez de cubrebocas en hospitales por uso generalizado

Y aunque las autoridades sanitarias piden a los estadounidenses que dejen de comprar máscaras médicas que necesitan los trabajadores de la salud, poco se hace para detener una ola de máscaras y guantes de látex que se usan y desechan.

En las redes sociales se publican imágenes de guantes azules brillantes y mascarillas arrugadas en las calles, carros de compras, estacionamientos, playas y espacios verdes en todo el mundo, y se deja que los trabajadores de saneamiento y personal de tiendas de autoservicio los recojan.

Pueden terminar en los océanos

Sin embargo, los que no son recogidos pueden ser atrapados por una ráfaga de viento o por desagües y terminar en las vías fluviales y en el océano.

No solo existe un riesgo potencial para la salud por dejar caer máscaras y guantes usados ??durante la pandemia, sino que muchos contienen materiales que no se reciclan y no son biodegradables.

Las máscaras quirúrgicas están hechas con telas no tejidas, incluidos plásticos como el polipropileno.

Estragos en ecosistemas marinos

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), el plástico causa estragos en los ecosistemas marinos, ya que a medida que gira en el agua gran parte se descompone en pedazos pequeños, llamados microplásticos.

The Ocean Conservancy descubrió que muchas especies de peces consumen desechos plásticos, confundiéndolos con alimentos reales, y estimó que al menos 600 especies de vida silvestre están amenazadas por la contaminación.

Pero también existe un riesgo para la salud humana debido a que el plástico ingresa a la cadena alimentaria con casi mil millones de personas en todo el mundo que consumen pescados y mariscos como su principal fuente de proteínas.

Las máscaras y guantes usados ??se suman a un problema significativo: por lo menos ocho millones de toneladas de plástico terminan en los océanos cada año, 80% de todos los desechos marinos, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Peligro por los colores brillantes

Los colores brillantes de los guantes de látex pueden ser confundidos como alimento por las aves marinas, tortugas y otros mamíferos marinos, poniéndolos en riesgo de lesiones graves y de muerte.

El año pasado se descubrió que un cachalote, muerto después de quedar varado en una playa en la isla de Harris, Escocia, tenía casi 100 kilogramos de desechos en el estómago, incluidos paquetes de sogas, guantes de plástico, bolsas y tazas.

Una señal de advertencia temprana de la preocupante tendencia ocurrió en febrero, cuando el grupo OceansAsia publicó una foto de docenas de máscaras quirúrgicas descubiertas en las playas de Hong Kong durante un proyecto de investigación de un año sobre desechos marinos y microplásticos.

Problema que se agrava en Hong Kong

Las máscaras contra el coronavirus se están sumando al problema de la basura marina de Hong Kong, que fluye desde China continental y otros lugares.

“La gente piensa que se están protegiendo, pero es necesario proteger a todos, y no tirar la máscara adecuadamente es muy egoísta”, señaló Tracey Read, fundadora del grupo Plastic Free Seas en Hong Kong. .

En Estados Unidos, María Algarra estaba tan preocupada por el aumento de los desechos plásticos que comenzó una campaña el 23 de marzo llamada #TheGloveChallenge, pidiendo a las personas enviar fotos como una forma de rastrear guantes sucios y crear conciencia sobre el problema.

La activista dijo que le enviaron mil 200 fotos de guantes de plástico desechados, no solo en Miami sino en Nueva York y en Italia, España, Alemania y Nueva Zelanda.

Un recuento aproximado suma más de mil 800 guantes solo en esas imágenes, que también le llegaron de Portugal, Francia y Nueva Jersey en particular.

Más de