María y sus hijas caminan 560 kilómetros, huyen del Covid-19 en Perú

viernes, 19 de junio de 2020 · 19:13

María Tambo, una mujer de 40 años, llegó a Lima (Perú) con la ilusión de que su hija Amelie, de 17 años, sería la primera en la familia en cursar por primera vez la universidad, sin imaginar que la pandemia del Covid-19 frustraría sus sueños y las llevaría a recorrer más de 500 kilómetros a pie para volver a casa.

María partió de su natal provincia Uvayali, cerca de la selva amazónica, para acompañar a su hija mayor, quien ganó una beca para estudiar en la Universidad Científica del Sur. Para esta empresa, María se llevó a sus otras dos hijas Yacira, de 7 años, y Melec, de  2.

El Covid-19 paralizó sus sueños

La familia tenía planeado rentar un pequeño cuarto, mientras María iniciaba como ayudante en un restaurante, pero entonces el Covid-19 paralizó a Perú: adiós universidad y trabajo. Pronto el dinero escaseó y la familia tuvo que elegir: morir de hambre o regresar a casa.

Sin embargo, volver no resultaría tan sencillo, pues el transporte público dejó de funcionar en Perú y se prohibieron los viajes hacia las comunidades rurales, debido a la falta de insumos de estas comunidades –la mayoría indígenas- para afrontar al virus, que ya cobró la vida de más de seis mil personas en este país sudamericano.

María Tambo y sus tres hijas, en uno de sus descansos de su viaje de regreso a casa. Foto de la captura del vídeo de CNN

María decidió entonces emprender el viaje de regreso a pie, a pesar del riesgo que eso significaba para ella y sus tres hijas: “Arriesgar quizás a mis niñas, pero no me queda de otra (…) O muero intentándolo o muero en mi cuarto, de hambre”, compartió en entrevista para CNN.

La familia encontró alivio en su camino

El camino de más de 560 kilómetros que separan a Lima de Uvayali no fue fácil, aunque en su andar encontraron algunos momentos de alivio con personas que se ofrecieron a llevarlas en algunos tramos y otros que les obsequiaron comida, algunas de las cuales eran el único bocado que probaban en el día.

Al llegar a su destino, María y sus hijas se encontraron con otro obstáculo, pues los líderes indígenas se negaban a dejarla pasar, por temor a que pudieran dejar entrar el virus a la comunidad. No obstante, la familia pudo negociar su entrada, con la condición de que realizaran una cuarentena de 14 días para descartar que fueran portadoras.

Imagen de María Tambo a su llegada a casa. Foto de CNN

Con una plegaria al cielo y su hija en brazos, María agradeció su retorno a casa, con su marido y su suegro. La mujer duda volver a Lima en algún momento de lo que reste de su vida.- La crónica de esta historia corresponde a CNN.

Otras Noticias