Piden científicos y religiosos mayor ambición a líderes de la COP26

Escrito en MUNDO el

Científicos y religiosos firmaron un documento en el que piden mayor ambición a los líderes de la COP26 para tomar acciones contra la crisis climática

CIUDAD DEL VATICANO.- Este lunes, se llevó al cabo en el Vaticano una reunión en la que participaron varios líderes religiosos y científicos de todo el mundo, quienes firmaron un llamamiento conjunto y urgente para pedir a los gobiernos de los países acciones concretas y mayor ambición en la próxima cumbre sobre el clima COP26 que se realizará en Glasgow, Reino Unido, en el mes de noviembre.

[gallery ids="960986,960990,960987,960988,960989,960991,960992,960994,960993,960995"]

Cerca de 40 líderes religiosos y una decena de científicos firmaron el acuerdo que presentó el papa Francisco al presidente designado de la COP26, Alok Sharma, y al ministro de Exteriores de Italia, Luigi Di Maio en un acto organizado por las embajadas de Gran Bretaña e Italia, celebrado en el aula de las Bendiciones de la basílica de San Pedro.

"Religión y Ciencia hacia la COP26"

En su discurso denominado “Religión y Ciencia hacia la COP26“, el obispo de Roma afirmó que la cumbre sobre el clima de Glasgow “está llamada, urgentemente, a ofrecer respuestas eficaces a la crisis ecológica sin precedentes y a la crisis de valores que vivimos, y así ofrecer una esperanza concreta a las generaciones futuras".

El santo padre propuso dos “planes” para afrontar este desafío, por un lado el “ejemplo y acción” y, por el otro, “la educación“; el pontífice considera que estas propuestas tienen “sabor a esperanza“, ya que “la Humanidad nunca ha tenido tantos medios para lograr este objetivo como los tiene hoy".

Respeto entre fe y ciencia

El papa Francisco pidió “respeto mutuo entre fe y ciencia para entablar un diálogo entre ellas orientando al cuidado de la naturaleza, la defensa de los pobres, la construcción de una red de respeto y fraternidad".

En el documento, los firmantes piden “que el mundo llegue a cero emisiones netas de carbono lo antes posible para limitar el aumento de la temperatura media mundial a 1.5 grados por encima de los niveles preindustriales".

Ayuda a países vulnerables

Los participantes también llamaron a los gobernantes de las naciones más ricas “a que tomen la iniciativa intensificando su acción climática en casa y apoyando financieramente a los países vulnerables para que se adapten y hagan frente al cambio climático".

Además, piden a los gobiernos “aumentar su ambición y la cooperación internacional en la transición hacia la energía limpia y las prácticas sostenibles de uso de la tierra, los sistemas alimentarios ecológicamente racionales y la financiación responsable".

Por su parte, los líderes religiosos se comprometieron “a una mayor acción climática. En particular, haciendo más por educar e influir en los miembros de sus tradiciones y participando activamente en el debate público sobre cuestiones medioambientales".

"El tiempo se agota"

Los firmantes subrayan que “el tiempo se agota” por lo que imploran a la comunidad internacional “que actúe rápidamente, porque las generaciones futuras nunca nos perdonarán si perdemos la oportunidad de proteger nuestro hogar común“,

“Hemos heredado un jardín: no debemos dejar un desierto a nuestros hijos“, concluyen.

Por su parte, Alok Sharma, presidente designado de la COP26, aseguró al recibir el documento que se sentía “honrado de recibir este histórico llamamiento conjunto mientras nos esforzamos por avanzar hacia la limitación del aumento de la temperatura mundial a 1.5°C en la cumbre dentro de unas semanas“.

“Todos debemos escuchar las voces de los más afectados por el cambio climático y espero que las personas de fe sigan siendo una parte clave de este diálogo mientras trabajamos juntos para avanzar en la acción climática“, añadió.

También estuvo presente en el acto el gran imán Ahmed al Tayeb, jeque de Al Azhar, la institución suní de referencia en Oriente Medio, quien instó “a todos los jóvenes, sea cual sea su religión, a estar preparados para enfrentar cualquier actividad que dañe el medio ambiente” y “a los eruditos religiosos a asumir la plena responsabilidad de la crisis".