INTERNACIONAL

Pide por papás que sufren por sus hijos

El Papa aconseja pedir ayuda a San José en la oración

Escrito en MUNDO el

VATICANO.— En la Audiencia General de ayer, el papa Francisco pidió rezar por los padres que sufren por sus hijos, entre ellos por quienes tienen hijos con “orientación sexual diferente”.

Durante su catequesis dedicada a “San José hombre de sueños”, el Papa aconsejó invocar la intercesión de San José por las “personas que están aplastadas por el peso de la vida y ya no logran ni esperar ni rezar” a fin de que San José “pueda ayudarles a abrirse al diálogo con Dios, para reencontrar luz, fuerza y paz”, y por los padres que afrontan diversos problemas con los hijos, informó Aciprensa. “Pienso en los padres ante los problemas de los hijos, hijos con muchas enfermedades, los hijos enfermos, también con enfermedades permanentes. ¡Cuánto dolor allí!”, lamentó.

 

Luego, mencionó a los “padres que ven orientaciones sexuales diferentes en los hijos; cómo gestionar esto y acompañar a los hijos y no esconderse en una actitud condenatoria”.

 

Además, indicó a los “padres que ven a los hijos que se van, mueren, por una enfermedad y también —más triste, lo leemos todos los días en los periódicos— jóvenes que realizan acciones no ponderadas y terminan en un accidente con el coche”, así como también los “padres que ven a los hijos que no avanzan en la escuela…”.

 

“Muchos problemas de los padres. Pensemos cómo ayudarlos. A estos padres les digo: ‘no teman’. Sí, hay dolor. Mucho. Pero piensen cómo resolvió los problemas José, pidan a José que los ayude. Nunca condenen a un hijo”, afirmó el Papa.

También relató que en Buenos Aires le daba mucha ternura “cuando viajaba en el autobús y pasaba delante de la cárcel, y había la fila de las personas que debían entrar a visitar a los prisioneros, y estaban allí las mamás. Me daba mucha ternura: ante el problema de un hijo que se ha equivocado y está encarcelado no lo dejaban solo, daban la cara y lo acompañaban”.

“Esa valentía; valentía de papá y de mamá que acompañan a los hijos siempre, siempre. Pidamos al Señor que conceda a todos esta valentía como la dio a José. Y además recen para que el Señor nos ayude en esos momentos”, dijo.

Rodilla inflamada

En la audiencia, Francisco explicó que tiene inflamado un ligamento en la rodilla y que le cuesta andar, al justificarse ante los fieles que acudieron ayer de que en esta ocasión no podía acercarse a saludarles, informó EFE.

El Pontífice, que desde anteayer ya cojeaba de manera visible durante la misa por la Unidad de los Cristianos en la basílica de San Pablo Extramuros, aseguró que los médicos le dijeron que “es algo pasajero”.

“Me dijeron que le pasa sólo a los viejos, así que no sé por qué me pasó a mi”, bromeó ante los fieles.

Por ello, tras saludar a los prelados que acudieron ante él tras la audiencia, el Pontífice se limitó a saludar desde la distancia a los presentes y no bajó del estrado para pasear entre los fieles durante casi una hora como suele hacer cada miércoles.

El día 17 pasado, el Papa, de 85 años, celebró sentado la audiencia a la delegación de los Custodia franciscana de Tierra Santa al confesar que le dolía una pierna.