PREVÉN EN FILIPINAS “AÑOS TURBULENTOS”

Prevén en Filipinas “años turbulentos”

Las víctimas de la dictadura temen a la familia Marcos

Escrito en MUNDO el

MANILA (EFE).— Los represaliados del dictador Ferdinand Marcos se mostraron ayer “asustados” y “horrorizados” por la aplastante victoria de su hijo, Bongbong Marcos, en las elecciones presidenciales celebradas la víspera en Filipinas.

“Estoy horrorizado. Vienen años turbulentos ahora, pero tenemos que seguir la lucha por la verdad y la memoria”, dijo a EFE Bonifacio Ilagan, de 74 años, que fue arrestado y torturado durante la Ley Marcial (1972-1981), y cuya hermana desapareció y fue presuntamente asesinada por la policía.

Según recuentos provisionales, Marcos Jr. supera los 30.8 millones de votos y dobla en papeletas a su más próxima perseguidora, Leni Robredo, con 14.7 millones.

Durante la dictadura conyugal de Ferdinand e Imelda Marcos, 3,257 personas fueron víctimas de asesinatos extrajudiciales durante la Ley Marcial, y unas 35,000 fueron torturadas, según Amnistía Internacional.

Marcos Jr., que ha evitado preguntas incómodas y entrevistas durante toda la campaña electoral, nunca ha condenado las violaciones de derechos humanos durante la dictadura de su padre.

Ilagan, integrante de la Fundación Monumento de los Héroes (Bantayog ng mga bayani, en tagalo), organización que se encarga de preservar la memoria de los desaparecidos y asesinados durante los años de gobierno del dictador Marcos, aseguró que hay que “continuar con la lucha, a pesar de la frustración enorme que siento ahora”.

El activista explicó que la abrumadora victoria de Bongbong demuestra que “la maquinaria propagandística de la familia Marcos envenenó totalmente a los filipinos”.

Una intensa campaña de desinformación en las redes sociales propaga durante años el relato de una Filipinas idílica en los tiempos de Ferdinand Marcos (1965-1986), y se aprovecha de mentiras que se han creído miles de ciudadanos, como la de que su familia oculta un gran tesoro de lingotes de oro que repartirán entre la población si es elegido presidente.

Por su lado, el director local de Human Rights Watch, Carlos Conde, aseguró a EFE que los Marcos solo están interesados en “recuperar la riqueza ilícita que amasaron durante la dictadura”.

Desde 1965 hasta 1986, la familia Marcos desfalcó alrededor de 10,000 millones de dólares al erario público durante los 21 años que duró su gobierno, y cuya huida a Estados Unidos tras una revolución popular mostró al mundo la opulenta riqueza de la que se rodeaban Ferdinand e Imelda, con fastuosas colecciones de zapatos, joyas y artículos de lujo.

Para Conde, la auténtica prioridad de la familia Marcos es “preservar esa riqueza a toda costa” por lo que “irónicamente la llegada de Bongbong puede frenar los asesinatos extrajudiciales” cometidos durante el mandato del polémico presidente Rodrigo Duterte.

El presidente saliente está siendo investigado por la Corte Penal Internacional por la muerte de miles personas en redadas policiales en la llamada “guerra contra las drogas”.