VIGILIA Y LLANTO EN CUBA

Vigilia y llanto en Cuba

Miles en un acto luctuoso por los muertos del hotel

Escrito en MUNDO el

LA HABANA (EFE).— Doce personas que sufrieron lesiones en la explosión del hotel Saratoga de La Habana siguen hospitalizadas, informó ayer el Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap).

El organismo mantuvo en 46 la cifra de fallecidos por la explosión de hace siete días en el céntrico hotel y agregó que 99 personas han sido atendidas, 41 de las cuales ya recibieron el alta médica.

Todos los muertos son cubanos —incluidos cuatro menores de edad y una embarazada—, excepto una joven turista española.

Miles de cubanos participan desde la víspera en una vigilia en las inmediaciones del hotel para recordar a las víctimas.

El acto comenzó con un minuto de silencio y está previsto que dure 24 horas.

El gobierno decretó también duelo oficial en homenaje al fatal suceso, causado al parecer por un escape cuando un camión cisterna recargaba un depósito de gas líquido del hotel.

El centro de hospedaje se encontraba cerrado desde hacía dos años a causa de la pandemia, pero 51 trabajadores se encontraban en su interior en el momento de la explosión. Estaban adecuando el hotel para su reapertura, prevista para el pasado martes 10 de mayo.

Además del hotel, al menos 17 edificios resultaron dañados, entre ellos el centenario teatro Martí, inaugurado en 1884, y una iglesia bautista. Varios bloques de viviendas han sido desalojados.

En los próximos días, se realizará un análisis técnico de los edificios, para decidir cuáles se pueden restaurar y cuáles deben ser demolidos.

El Saratoga fue construido en 1880 y desde 1911 funcionaba como un hotel. Su última restauración tuvo lugar en 2005, cuando se reformó el edificio en profundidad.

Varios miles de personas se congregaron desde anteanoche en una vigilia en La Habana en recuerdo de las víctimas.

La concentración en el Parque de la Fraternidad, frente a los restos del siniestrado hotel, arrancó a las 19 hora local (1 GMT, del sábado) y está previsto que dure 24 horas.

Familiares de los fallecidos, sentados en primera fila, se acercaron entre lágrimas y muestras de dolor a un pequeño escenario para depositar flores y velas encendidas delante de los retratos de los muertos.

A las nueve de la noche del viernes tuvo lugar un minuto de silencio por todas las víctimas.

El acto, retransmitido en directo por varios canales de la televisión estatal cubana, estuvo encabezado por el presidente del país, Miguel Díaz-Canel, y otras altas autoridades. También fueron invitados representantes de los equipos de cuerpo de bomberos, salud pública, de otras instituciones y empleados del hotel siniestrado.

 

“Nos sumamos a nuestros jóvenes en la vigilia de esta noche por las víctimas del #HotelSaratoga. Luces y un minuto de silencio para que estén #SiempreConNosotros. Así como luce la bandera a media asta, está el dolor en el pecho de la gente buena”, expresó el mandatario cubano sobre el homenaje póstumo en Twitter.

La iniciativa, promovida por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), las juventudes del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), es el principal acto de homenaje a los damnificados por la tragedia durante los dos días de luto oficial decretados por la Presidencia.

Centenares de personas hicieron fila para participar en el homenaje y acompañar en su dolor a los familiares de los fallecidos que se veían visiblemente afectados.

La vigilia fue seguida desde otras provincias de la isla a través de la trasmisión televisiva y en las redes sociales los internautas enviaron mensajes con expresiones como “Descansen en paz” y “siempre estarán con nosotros”.

Este acto tuvo una réplica en la ciudad oriental de Holguín, donde también se celebró una vigilia para recordar a los fallecidos en el fatídico accidente.

El jueves pasado tuvo lugar en la catedral de la capital cubana una misa en honor a los fallecidos, ofrecida por los trabajadores de la instalación turística, uno de los colectivos más afectados por la tragedia.

Desde anteayer en la mañana rigen los dos días de duelo oficial decretados por el presidente Díaz-Canel.