MUNDO

EE.UU. llega a un millón de decesos ligados al Covid-19

Escrito en MUNDO el

El número de muertes por Covid-19 en Estados Unidos alcanzó ayer un millón, anunciaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La trágica cifra equivale a un ataque de la magnitud de los del 11 de septiembre cada día por 336 días. Equivale aproximadamente a la suma de todas las muertes sufridas por el país en la Guerra Civil y en la Segunda Guerra Mundial, o al exterminio completo de las poblaciones de Boston y Pittsburgh.

“Es difícil imaginarse un millón de personas desaparecidas de la Tierra”, comentó Jennifer Nuzzo, directora de un centro de estudios sobre la pandemia de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island.

“Esto es algo que sigue desarrollándose, y estamos permitiendo que siga desarrollándose”, añadió.

Entre los dolientes hay quienes juran que jamás podrán volver a la normalidad. Escuchan mensajes dejados por sus seres queridos en las grabadoras de sus teléfonos, contemplan sus videos. Cuando alguien les dice que está harto de la pandemia, los miran con rencor y silencio.

“Normalidad. Cómo odio esa palabra. Los que perdimos a alguien jamás volveremos a la normalidad”, comenta Julie Wallace, una residente de Elyria, Ohio, de 55 años, quien perdió a su marido por Covid en 2020.

Tres de cada cuatro fallecidos eran personas de 65 años o más. Murieron más hombres que mujeres.

Las personas de raza blanca constituyeron la mayoría de las muertes en general. Pero los negros, los hispanos y los indígenas estadounidenses fallecieron de Covid-19 a una tasa que es casi el doble que la de los blancos.

La mayoría de las muertes se produjeron en zonas urbanas, pero los lugares rurales —donde la oposición a los cubrebocas y las vacunas suele ser elevada— pagaron a veces un alto precio.

El número de muertes en menos de dos años y medio de brote se basa en los datos de los certificados de defunción recopilados por el Centro Nacional de Estadísticas Sanitarias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Pero se cree que el número real de vidas perdidas por Covid-19, ya sea directa o indirectamente, es mucho mayor, como resultado de las alteraciones al sistema de atención sanitaria en el país más rico del mundo.

Shanghái

En Shanghái, tras mes y medio —en algunas zonas, más de dos meses— de estricto confinamiento ante su peor brote de covid desde el inicio de la pandemia, la ciudad china planea que la vida urbana recobre “totalmente” la “normalidad” antes de finales del mes próximo.

La metrópolis prevé entrar el 1 de junio en una etapa de “gestión normalizada” que, hacia mediados o finales de mes, dé paso gradualmente hacia un “orden normal de producción y vida en la ciudad”, anunció en rueda de prensa la teniente de alcalde de la urbe, Zong Ming, recoge el medio local “The Paper”.

Esta sería la última de las tres etapas en las que el gobierno municipal divide ahora la gestión de la pandemia para las próximas semanas: la primera, hasta el 21 de mayo, se centrará en evitar un aumento de contagios mientras se reduce el número de habitantes confinados aunque todavía con “movimiento limitado”, “control efectivo” y “un nivel bajo de actividad social”.

En la siguiente, entre el 22 y el 31 de mayo, se producirá la ya anunciada “transición” hacia la normalización de las medidas, regresando desde el actual sistema de clasificación de zonas según su nivel de confinamiento al habitual de riesgo bajo, medio o alto.

En ese período también se comenzarán a reanudar “gradualmente” las operaciones del transporte público.

Shanghái informó ayer de 958 nuevos contagios (el 91%, asintomáticos), bajando así del millar por primera vez desde el 24 de marzo, y muy lejos del pico de casi 28,000 registrado hace algo más de un mes.— AP/EFE

Desde finales de marzo, la ciudad ha registrado más de 57.000 casos confirmados -es decir, sintomáticos, ya que los asintomáticos no engrosan la cifra oficial de contagiados- y un total de 575 fallecimientos.

Por el momento sigue habiendo casi 4,100 hospitalizados, de los que 261 se encuentran en estado grave y 65, críticos.