MUNDO

Prohíben la comunión a Nancy Pelosi

Sanciona a Pelosi un arzobispo por apoyar el aborto

Escrito en MUNDO el

CALIFORNIA.— Monseñor Salvatore Cordileone, arzobispo de San Francisco, prohibió recibir la Comunión a Nancy Pelosi, política del Partido Demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, debido a su público y persistente apoyo al aborto.

“Luego de numerosos intentos para hablar con ella y ayudarla a entender el grave mal que está perpetrando, el escándalo que está causando y el peligro en el que pone a su propia alma, he determinado que ha llegado la hora en la que debo hacer una declaración pública de que ella (Nancy Pelosi) no debe ser admitida a la Sagrada Comunión”, escribió el Prelado en un comunicado publicado ayer 20 de mayo.

El arzobispo precisó que, para que esta decisión quede sin efecto, Nancy Pelosi debe “repudiar públicamente su apoyo al ‘derecho’ al aborto, confesarse, y recibir la absolución por su cooperación con este mal en el sacramento de la penitencia”.

Luego resaltó que le envió una notificación a Pelosi, que ahora hace pública.

El arzobispo de San Francisco pidió considerar que “no me agrada cumplir mi deber pastoral aquí. La presidenta de la Cámara Pelosi sigue siendo nuestra hermana en Cristo y su defensa por el cuidado de los pobres suscita mi admiración. Les aseguro que mi acción aquí es puramente pastoral y no es política”, subrayó.

El prelado estadounidense explicó que Nanci Pelosi sigue estando en sus intenciones de oración, como lo estuvo en la iniciativa “Una Rosa y un Rosario”, en la que monseñor Cordileone pidió ofrecer una flor y la oración mariana por la conversión de la líder demócrata, que reunió a miles de fieles.

En su comunicado, el arzobispo explica que ha recibido “cartas de muchos de ustedes durante años expresando su molestia por el escándalo de católicos en la vida pública que promueven graves males como el aborto”, y que en el caso de Pelosi, ha buscado seguir el camino del diálogo y la persuasión, como animaba Benedicto XVI en una carta escrita a los obispos de Estados Unidos sobre la no admisión a la Comunión, de políticos católicos, que apoyen el aborto y la eutanasia.

Esta disposición, recordó el Prelado, es acorde con el canon 915 del Código de Derecho Canónico que establece que “no deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena, y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave” como el aborto.

Tras recordar que en 2021 publicó la carta pastoral “Antes que te formara dentro del vientre de tu madre te conocía”, en la que explicó la incompatibilidad de apoyar el aborto y recibir la Comunión, el arzobispo de San Francisco refirió: “Lamentablemente, la posición de Pelosi solo se ha hecho más extrema con los años, especialmente en los últimos meses”.

Por ejemplo, citó una declaración en la que la líder demócrata dijo: “Me dicen ‘Nancy Pelosi cree que sabe más que el Papa de tener bebés’. Sí, es así. ¿Acaso eres estúpido?”.— ACI Prensa

En su comunicado, monseñor Cordileone recuerda algunas afirmaciones del papa Francisco sobre el aborto, como cuando el 20 de septiembre de 2013 se dirigió a los médicos católicos.

Ese día, el Papa dijo que “todo niño no nacido, pero condenado injustamente a ser abortado, tiene el rostro de Jesucristo, tiene el rostro del Señor, que antes incluso de nacer y luego apenas nacido ha experimentado el rechazo del mundo”.

Otra cita que ofrece el arzobispo de San Francisco respecto a la “cultura del descarte” denunciada por Francisco en múltiples oportunidades, está en la encíclica Laudato si’, sobre el cuidado de la creación.

“Cuando no se reconoce en la realidad misma el valor de un pobre, de un embrión humano, de una persona con discapacidad —por poner sólo algunos ejemplos—, difícilmente se escucharán los gritos de la misma naturaleza. Todo está conectado”, escribió el Santo Padre en su encíclica de 2015.

Para concluir, el prelado estadounidense se refirió brevemente al trabajo de la Arquidiócesis de San Francisco ayudando a quienes han sufrido el drama del aborto, con el proyecto.

“Que Dios nos conceda la gracia de ser verdaderos defensores de la dignidad de la vida humana, en toda etapa y condición, y acompañar, apoyar y amar a las mujeres que, de otro modo estarían solas y asustadas en el momento más vulnerables de su vida”.