MUNDO

Polémica por lectura a niños sobre la diversidad

Generan protestas programas sobre diversidad sexual

Escrito en MUNDO el

SAN FRANCISCO (AP).— Manifestantes protestan en las afueras de una biblioteca en Nueva York mientras “Flame”, una “drag queen” —artista varón con atuendos femeninos— con una peluca brillante y un vestido rojo, entretiene a niños en el interior, cantando el ABC, ayudándoles a colorear y leyendo cuentos sobre “qué es ser diferente”.

En las afueras de Chicago, manifestantes reprochan a padres que asisten con sus hijos a eventos similares de lectura de cuentos y proclaman que el personal en el lugar “viene del diablo”.

Y en un suburbio en San Francisco, varios hombres interrumpen una lectura de la “drag queen” “Panda Dulce” en una biblioteca, gritando proclamas contra la homosexualidad y la transexualidad.

Tras enfocarse en deportistas y menores transgénero, el combate a la ideología LGBTQ apunta ahora a eventos de lectura de niños por parte de “drag queens” —“concebidos como una forma de educar y entretener a los niños estimulando la imaginación”, a decir de sus organizadores— mediante interrupciones y otras protestas reportadas en Estados Unidos en las últimas dos semanas, desde el inicio del Mes de Orgullo LGBTQ.

Acoso en redes sociales

Los organizadores de los eventos de lectura dicen que varias cuentas en redes sociales están estimulando el acoso y que los manifestantes, que dicen que quieren proteger a los niños, en realidad los están asustando y poniendo en peligro.

Los organizadores dicen que van a fortalecer la seguridad, pero que no cesarán sus programas.

Los grupos de lectura han afrontado rechazo desde el inicio, pero los acontecimientos recientes son algo nuevo, dijo Jonathan Hamilt, director ejecutivo de “Drag Queen Story Hour” y cofundador de su filial en Nueva York.

“Siendo parte de la comunidad LGBTQ y una persona queer en general, siempre hemos experimentado odio y homofobia y transfobia. Es una parte desafortunada de nuestra existencia. Todo esto se siente diferente y muy real y se siente más siniestro”.

“Drag Queen Story Hour”, una organización sin fines de lucro, comenzó en San Francisco en 2015 gracias a la activista y autora Michelle Tea. Desde entonces se han abierto representaciones similares en Estados Unidos y otras partes. También se han formado otras organizaciones con “drag queens”.

Como parte de la programación del “Drag Queen Story Hour”, “drag queens” les leen a niños y sus padres en bibliotecas, librerías, ferias, parques y otros espacios públicos para celebrar la lectura “a través del arte glamoroso del drag”.