in

50 días de protestas

Una mujer reacciona durante la manifestación

Bielorrusos salen a las calles para exigir democracia

KIEV (AP).— Unos 100,000 manifestantes marcharon en la capital bielorrusa pidiendo la destitución del presidente Alexander Lukashenko, algunos con coronas de cartón para ridiculizarlo, al cumplirse ayer 50 días consecutivos de protestas.

También se llevaron al cabo movilizaciones en otras nueve ciudades, lo que subraya el grado de consternación y molestia con el presidente Lukashenko, quien ha sofocado a la oposición y a los medios de comunicación independientes durante 26 años en el poder.

La ola de protestas comenzó después de las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto que, según los funcionarios, le dieron a Lukashenko un sexto mandato en el cargo con 80% de los votos. La oposición y algunos trabajadores electorales dicen que los resultados fueron manipulados.

Lukashenko ha desafiado los pedidos de su dimisión e intensificó su desafío esta semana al juramentar en el cargo. Muchos de los integrantes prominentes de un consejo formado con el objetivo de organizar una transferencia de poder han sido arrestados o han huido del país. Las protestas han persistido pese a las detenciones diarias de manifestantes.

El Ministerio del Interior indicó que unos 200 manifestantes fueron arrestados en todo el país ayer. Policías y militares aislaron el centro de la ciudad con vehículos blindados y cañones de agua.

Algunas de las 100,000 personas que desafiaron la lluvia y los fuertes vientos para una marcha de dos kilómetros llevaban coronas de cartón y letreros en que catalogaban al presidente como “el rey desnudo”.

No bajar la guardia

La principal oponente de Lukashenko en las elecciones, Sviatlana Tsikhanouskaya, elogió la determinación de los manifestantes y los instó a no bajar la guardia.

“Hoy es el 50mo día de nuestra protesta y el pueblo bielorruso de nuevo ha salido a las calles”, dijo en un comunicado desde Lituania, a donde se dirigió a un exilio después de las elecciones. “Hemos logrado detener a este régimen y lo seguiremos haciendo pacíficamente”.

“La democracia es el poder del pueblo. El pueblo entero es más fuerte que un solo hombre”, subrayó Sviatlana Tsikhanouskaya.

Bielorrusia advirtió el sábado a las naciones occidentales que se abstengan de imponerle sanciones debido a las disputadas elecciones presidenciales y la represión a manifestantes en el país y señaló que sus expresiones de preocupación “solo son intentos para causar caos y anarquía en nuestro país”.

Como la Unión Europea y Reino Unido consideran las sanciones, el ministro bielorruso del exterior, Vladimir Makei, dijo ante una sesión virtual de líderes mundiales en la Asamblea General de la ONU que la “intromisión en nuestros asuntos internos, las sanciones y otras restricciones contra Bielorrusia tendrán el efecto contrario y son perjudiciales absolutamente para todos”.

“Hacemos un llamado a nuestros socios a que muestren sensatez, moderación e imparcialidad”, afirmó Makei en un discurso pregrabado para la sesión de la ONU efectuada en línea debido a la pandemia de coronavirus.

Opinión de Macron

Emmanuel Macron, considera que el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, debe plegarse al resultado de las urnas y dejar el poder, y para conseguirlo una parte de la respuesta tiene que venir de la presión que puede ejercer el líder ruso Vladimir Putin.

“Debe irse”

“Está claro que Lukashenko tiene que irse”, subraya Macron en declaraciones a “Le Journal du Dimanche”, en vísperas de un viaje hoy a Lituania, que acoge a una parte de la oposición de Bielorrusia.

Crisis de poder

A su juicio, “lo que ocurre en Bielorrusia es una crisis de poder, un poder autoritario que no llega a aceptar la lógica de la democracia”.

Giran orden de aprehensión contra de Diego 'M' por feminicidio de Jessica

Cartón de Tony: Infectados hasta la médula