in

Arrestos domiciliarios

Cubanos observan desde un parque cerca del Paseo del Prado

Activistas, artistas y periodistas bajo vigilancia en Cuba

LA HABANA (EFE).— Diez días después de la ola de protestas ciudadanas en Cuba, a las detenciones de centenares de personas por participar en las marchas se suman los arrestos domiciliarios de activistas, artistas y periodistas independientes que ni siquiera pusieron un pie en la calle el domingo 11 pasado.

“Desde el 11 de julio, todos los días a todas horas”, responde la periodista independiente cubana Luz Escobar, cuando EFE le pregunta cuánto tiempo llevan apostados frente a su casa agentes de seguridad del Estado para impedirle salir a la calle.

Aunque quiso, Luz Escobar no pudo sumarse a las protestas del 11 de julio. Tampoco lo hicieron otras decenas de intelectuales, activistas y periodistas que ya estaban bajo vigilancia de las autoridades por considerarlas potencialmente subversivas, debido a sus ideas contrarias al sistema de partido único y economía centralizada vigente desde 1959.

Entre ellas está la artista Tania Bruguera, conocida por sus interpretaciones de tinte político y por haber participado en eventos en la Tate Modern de Londres y el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. Es una de las líderes del movimiento 27N, compuesto por jóvenes artistas que el 27 de noviembre de 2020 se concentraron frente al Ministerio de Cultura para pedir libertad de expresión.

“Están desesperados buscando líderes de las protestas del 11 de julio. ya encarcelaron a mucha gente y a la gente del 27N nos tienen a todos recluidos en la casa”, explicó a EFE por teléfono.

Además, asegura que anteayer la llevaron a una comisaría para interrogarla durante 11 horas, y le comunicaron que va a enfrentarse a cargos de “incitación a delinquir y contra la seguridad del Estado” por supuestamente organizar acciones para subvertir el orden, algo que ella niega.

También permanece en su domicilio sitiada por la Policía la curadora e historiadora del arte Carolina Barrero, “con una patrulla que no me deja salir desde el 24 de junio”, asegura.

Por su parte, medios estatales reportaron ayer que el Ministerio cubano del Interior (Minint) negó la existencia de desaparecidos tras las masivas protestas antigubernamentales del 11 de julio, sobre las que el gobierno no ha dado cifras de detenidos.

“Al igual que las desapariciones forzadas, la tortura no es una práctica en Cuba”, sostuvo el coronel Víctor Álvarez, segundo jefe del Órgano Especializado de la Dirección General de Investigación Criminal del Minint, ayer en la televisión estatal. También desestimó las listas elaboradas por activistas independientes que circulan en redes sociales con los nombres de desaparecidos.

Prevén 1.5 millones en la informalidad

Cartón de Tony: Chayo Julio César