in

Acusados de abusar de niños serán sometidos a pruebas

El reverendo Horacio Corbacho, el jardinero Armando Gómez y el reverendo Nicola Corradi, en silla de ruedas, en una sala del tribunal antes de su juicio en Mendoza, Argentina.- (Foto AP)


BUENOS AIRES (EFE).- La Justicia argentina resolvió este martes posponer hasta el miércoles 14 de agosto el juicio por el presunto abuso sexual de 28 alumnos con discapacidad auditiva en un instituto de la provincia de Mendoza para realizar distintas pericias a dos de los tres acusados, informó la parte querellante.

El jardinero Juan Gómez, quien comparte acusación con los sacerdotes Nicolás Corradi y Horacio Corbacho, será sometido a “pericias psíquicas y psiquiátricas” para determinar si es consciente de los hechos que se están juzgando o si por el contrario podría ser declarado como inimputable, afirmó el abogado querellante Juan Dantiac.

Asimismo se realizarán pruebas al presbítero italiano Corradi, quien padece de sordera, con el objetivo de comprobar si comprende o no el lenguaje de signos empleado durante el proceso, después de que este afirmara a otro de los acusados que no entendía las expresiones del intérprete.

En esta segunda jornada del juicio se determinó también que las declaraciones de las víctimas se reproduzcan en la cámara Gesell y los damnificados no tengan que volver a declarar durante el debate, algo que para sus abogados es muy “positivo”.

La posibilidad de que Gómez sea declarado inimputable es algo que, según el letrado, resulta difícil de procesar para las víctimas, de las cuales “alguno lo entiende y a otros les cuesta más”.

“Hay que explicarle la paciencia que hay que tener, que no es que se cayó el juicio, que no es que a Gómez lo van declarar inimputable, que hay que respetar estos pasos para que salga un juicio justo y después no sea recusado”, agregó Dantiac.


Esta investigación se destapó a finales de 2016 cuando un exalumno hipoacústico -que hoy tiene 19 años- del Instituto Antonio Próvolo en la localidad mendocina de Luján de Cuyo y cerrado desde diciembre de ese año, denunció haber sufrido abusos en el centro por parte de Corbacho cuando tenía 5 años.

En los diversos registros realizados en ese instituto se encontraron vídeos que supuestamente contenían pornografía y 550,000 pesos (unos 12,000 dólares).

Monaguillo confeso

La causa ya tiene como condenado al monaguillo Jorge Bordón, de 51 años, quien confesó en septiembre pasado durante un juicio abreviado que fue autor de 11 abusos y tendrá que cumplir diez años de prisión.

Asimismo, también hay imputadas dos monjas detenidas con prisión domiciliaria por el encubrimiento de los abusos sexuales.

A Corrandi y Gómez se les acusa de abusar de seis exalumnos cada uno y a Corbacho de 16.

Yucatán: Testigo en el caso de un chofer asesinado es imputado por delitos menores

Investigan tráfico de niños salvadoreños