in

Alarmante señal para China

Las inversiones en infraestructura siguen a la baja

PEKÍN (France Presse).— Las inversiones en infraestructuras siguieron ralentizándose en agosto en China a niveles jamás vistos, una alarmante señal para el gigante asiático en plena guerra comercial con Estados Unidos pues se trata de un motor crucial para su crecimiento económico.

Los datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas confirman la sombría coyuntura en la segunda economía mundial, aunque aguanten el consumo y la producción industrial.

En el período enero-agosto, las inversiones en capital fijo crecieron 5.3% interanual, una cadencia inferior a la de los siete primeros meses del año (+5,5%) y el ritmo más bajo jamás registrado.

El frenazo es preocupante pues este indicador mide los gastos en el sector inmobiliario, las infraestructuras de transporte e industriales, pilares del crecimiento chino, a menudo alimentado a base de inversiones públicas. Todo ello se produce, además, en un contexto de guerra comercial con Estados Unidos, iniciada en julio a golpe de mutuos aranceles punitivos. Este conflicto comercial “tiene desde luego impacto” y “arroja sombras sobre la recuperación mundial”, según Mao Shengyong, portavoz de la BNS.

La coyuntura china ya estaba fragilizada por los esfuerzos del gobierno de frenar el colosal endeudamiento del país. Esa labor supone atacar las “finanzas de la sombra” (no reguladas), restringir el endeudamiento de colectividades locales, endureciendo las condiciones del crédito, lo que consecuentemente frena las inversiones públicas.

 

Los Sultanes dejan tendido a Tijuana

Eligen a “Roma” para competir por el Óscar y el Goya