in

Alerta en Papúa Nueva Guinea tras un terremoto

Foto: Megamedia

Confía en el pueblo haitiano

MADRID (EFE).— España expresó su consternación por el sismo que sacudió Haití y su “confianza en la fuerza del pueblo haitiano para superar los efectos del terremoto”, que dejó al menos 17 víctimas mortales y más de 330 heridos.

El terremoto, ocurrido el pasado sábado, también dejó cuantiosos daños materiales en viviendas e infraestructuras, detalló el comunicado del Ministerio de Exteriores.

Por ello, el gobierno trasladó a los familiares de las víctimas, a todo el pueblo de Haití y a las autoridades haitianas sus “sinceras condolencias y su deseo de recuperación pronta y total” de los heridos.

“España desea mostrar, una vez más, su confianza en la fuerza del pueblo haitiano para superar los efectos del terremoto vivido por el país”, agrega el comunicado.

El sismo de magnitud 5.9 que sacudió el pasado sábado a Haití, causando 17 muertos y destruyendo miles de viviendas, agrava la precaria situación de este país, muy vulnerable a los fenómenos naturales y donde más de la mitad de los 10 millones de habitantes sobrevive con menos de 2 dólares diarios.

Unas 7,783 familias resultaron afectadas por el terremoto, cuyo epicentro se registró frente a la costa noroeste, 20 kilómetros al norte de Port-de-Paix y a 175 kilómetros de Puerto Príncipe, a una profundidad de 15,3 kilómetros, y al que han seguido varias réplicas, unas de ellas de magnitud 5.2 el pasado domingo.

Por su lado, el gobierno haitiano anunció la entrega de alimentos y artículos de limpieza para los afectados, así como la reparación del hospital de Port-de-Paix, el Inmaculada Concepción, que resultó agrietado y donde muchos heridos fueron atendidos en las afueras debido a los daños.

Levantan alerta

Un sismo de magnitud 7 sacudió hoy jueves la isla de Nueva Bretaña en Papúa Nueva Guinea, obligando a las autoridades a emitir una alerta de tsunami que levantaron poco después.

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico anunció en un primer momento que podrían llegar olas de tsunami a algunas costas, aunque posteriormente indicó que ya no había peligro.

Un portavoz del centro de gestión de catástrofes de Papúa Nueva Guinea en Port Moresby indicó que no había en lo inmediato informes sobre daños.

El fuerte temblor se generó a las 20 horas a una profundidad de 40 km y tuvo su epicentro a 125 km al este de la localidad de Kimbe, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Dos sismos de menor intensidad se generaron inmediatamente antes y después del de mayor magnitud.

El USGS indicó en su página internet que había una “probabilidad baja de registrar víctimas o daños” por el temblor.

Pero advirtió que los recientes terremotos en la región generaron efectos secundarios como tsunamis, deslizamientos de terrenos.

Papúa Nueva Guinea se sitúa en el llamado “cinturón de fuego” del Pacífico, una región de alta actividad sísmica por las fricciones entre las placas tectónicas.

En febrero un terremoto de magnitud 7.5 sacudió el interior montañoso del país. El temblor aisló pueblos enteros y 125 personas murieron.

 

Atropellan a un pequeño

Los equipos de rescate retiran el cadáver de una de las víctimas en una zona arrasada por el terremoto en Balaroa, en Palu, Sulawesi, Indonesia, hoy, 8 de octubre de 2018.- (EFE/ Hotli Simanjuntak)

Cesa la búsqueda de desaparecidos por el terremoto en Indonesia