in ,

América podría vivir una nueva ola de contagios

Trabajadores médicos festejan con un abrazo durante el cierre de un hospital de campaña

Situación profética

 

REDACCIÓN INTERNACIONAL (EFE).— Las cifras del Covid-19 siguen marcando récords en América, que está a punto de rebasar los 600,000 muertos, y el continente vuelve la mirada hacia Europa, que vive una segunda ola del virus, con la sensación de ver una profecía anunciada con fecha incierta.

Así, América llegó ayer a los 18.3 millones de casos y está a punto de superar la barrera de los 600,000 fallecidos, según informó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los casos globales se elevaron a los 38.7 millones, y antes de que termine la jornada se registraron 383,000 nuevos contagios, la segunda cifra más alta durante la pandemia.

Estados Unidos encabeza la lista de países con más contagios, con 8 millones de positivos, seguido de la India con 7.3 millones, Brasil con más de 5.2 millones y Rusia con 1.3 millones.

Además, Argentina subió al quinto lugar con 931,000 casos, muy cerca de Colombia (945,354) y de España, con 921,000, de acuerdo con las estadísticas de la OMS. A continuación se sitúan Perú (856,000 contagios), México (829,000) y Francia (780,000).

Nuevas restricciones se imponen en España, Francia o Alemania y las cifras avalan las medidas: Europa batió su récord de positivos diarios, pues suma ya 150,000, una cifra muy cercana a las tasas más altas que la región más afectada, América, registró en agosto.

Eso demuestra que los dos continentes son la cara de la misma moneda pero a destiempo: si en agosto América estaba cerrada con llave y los europeos disfrutaban de las vacaciones, ahora que los primeros empiezan a vivir la “nueva normalidad” es Europa quien sufre otra vez la vuelta de las restricciones.

Y mientras el Viejo Continente funciona como una advertencia para América, todavía se registran récords en Argentina, que el jueves notificó un nuevo máximo diario de 17,096 positivos, o en Uruguay —hasta ahora con la menor incidencia del virus— que llegó el miércoles a tener 51 casos nuevos debido a un brote en una residencia de ancianos.

Estados Unidos, la nación más afectada por la pandemia, superó ayer los 8 millones de contagios de Covid-19, con 8,008,402, y 218,097 fallecidos.

El pulso del continente lo vuelve a marcar la movilización social y las protestas, en hibernación forzada por las medidas de restricción de la pandemia.

En Chile, el Ministerio de Salud anunció que reforzará los servicios de urgencias hospitalarias y protegerá la infraestructura ante las protestas por el primer aniversario de la crisis social, en un momento en que la pandemia remite en el país, con 1.122 nuevos casos y 19 muertes en las últimas 24 horas.

Esto después de que se cumpla un año de las protestas que iniciaron una crisis sin parangón en Chile y que abrieron la puerta a la celebración de un plebiscito sobre una nueva Constitución que se realizará el próximo 25 de octubre, después de que fuese aplazado justamente por la pandemia.

Por otra parte, Colombia, con 945,354 casos y 28,616151 fallecidos sigue con una tendencia estable, espera que decenas de indígenas del suroeste del país lleguen a Bogotá el lunes después de un recorrido de unos 460 km, para plantearle al presidente colombiano, Iván Duque, demandas sobre la vida, la paz y la democracia.

Costa Rica —con 93,152 casos y 1,159 fallecidos— cumplió el miércoles dos semanas de protestas de grupos sociales y sindicales en contra de un eventual acuerdo financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de nuevos impuestos.

Las autoridades prevén que las protestas puedan aumentar el número de casos, aunque el país alcanzó el pico de curva epidémica a mediados de septiembre y está “en una fase de disminución de la incidencia de infecciones”, aunque “parece que esta será lenta” según informó el Centro Centroamericano de Población de la estatal Universidad de Costa Rica.

La pandemia se inmiscuye también en los procesos electorales de varios países. Bolivia cerró este miércoles una campaña electoral atípica para las elecciones generales del domingo, en la que apenas hubo actos masivos en la calle hasta la recta final de la carrera por el poder.

La carrera para conquistar el gobierno y el Parlamento bolivianos arrancó a comienzos de septiembre, justo al poco de que el país dejara atrás más de cinco meses de cuarentena desde marzo por el Covid-19, pero cuando todavía mantenía algunas restricciones para salir a las calles.

Bolivia reporta oficialmente unos 139,000 casos positivos de Covid-19, aunque más del 70 % ya recuperados, con alrededor de 8,350 fallecidos, pero una curva descendente de contagios y fallecidos.

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intentó ayer mejorar sus apoyos entre los adultos mayores al prometer una vacuna gratuita de Covid-19 a los ancianos en residencias, mientras su rival, Joe Biden, denunciaba sus “mentiras” sobre la pandemia y sus intentos de acabar con la reforma sanitaria.

El anuncio llegó al mismo tiempo que una noticia de la farmacéutica Pfizer que tiene implicaciones políticas negativas para Trump: esa empresa no planea pedir una autorización de emergencia al gobierno de Estados Unidos para su vacuna antes de la tercera semana de noviembre.

Eso hace prácticamente imposible que Trump pueda anunciar una vacuna antes de las elecciones, una meta que se había marcado públicamente y que confiaba en que impulsara sus opciones de lograr un segundo mandato, dado su rezago en las encuestas.

Cuba reabrió el jueves al turismo internacional su balneario más famoso, Varadero, y la mayoría de sus aeropuertos, excepto el de La Habana, que aún no ha entrado oficialmente en la etapa de “nueva normalidad” vigente en la gran mayoría del país y de momento no ha anunciado fecha para el reinicio de los vuelos.

La apertura de Cuba se añade a la certificación de destinos seguros que otorgó el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a seis países del Caribe Oriental (Anguila, Dominica, Granada, Montserrat, San Cristóbal y Nieves y Santa Lucía) para los ciudadanos estadounidenses.

Posible saturación

Muchas ciudades europeas están sufriendo importantes aumentos en el número de pacientes atendidos en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de sus hospitales, con lo que podrían llegar a su límite en las próximas semanas, advirtió ayer el director general de la OMS.

“La semana pasada el número de casos reportados en Europa fue tres veces mayor que durante el primer pico en el mes de marzo”, añadió el máximo responsable de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su última rueda de prensa de la semana.

“Mucha gente comprensiblemente está agotada por la perturbación que la pandemia está causando en sus vidas y trabajos”, subrayó.

Sin embargo, la directora técnica de la OMS para la Covid-19, Maria Van Kerkhove, afirmó que pese a que el aumento de casos y hospitalizaciones en Europa es preocupante, “no estamos en la misma posición que hace seis meses, pues sabemos mucho más del virus”.

“Se ha aumentado la capacidad de diagnóstico, los trabajadores sanitarios están más entrenados y experimentados, y hay una concienciación pública de lo que hay que hacer para protegerse, así que hay que unir todo esto para contribuir a controlar la pandemia”, concluyó Maria Van Kerkhove.

 

Vacuna Pfizer

Pfizer asegura que sabrá si su vacuna contra el Covid-19 es efectiva este mes.

Efectividad

El consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, aseguró ayer que la firma podrá saber si su vacuna contra el Covid-19 es efectiva a finales de octubre, pero no tendrá datos suficientes para solicitar su autorización hasta la tercera semana de noviembre.

Efectos

Otras farmacéuticas en la recta final de su carrera por la vacuna, como Johnson & Johnson o AstraZeneca han tenido que parar temporalmente sus pruebas en fase 3 por efectos secundarios en voluntarios.

 

Guevara dejaría la Conade

Los primeros gritos de gol