in ,

Bolsonaro y Haddad en campaña para la segunda vuelta electoral de Brasil

El candidato presidencial del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro, tras emitir su voto, el pasado domingo 7 de octubre de 2018, Río de Janeiro, Brasil.- (Photo by Fernando Souza / AFP)
El candidato presidencial del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro, tras emitir su voto, el pasado domingo 7 de octubre de 2018, Río de Janeiro, Brasil.- (Photo by Fernando Souza / AFP)

El ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad han comenzado los acercamientos para conformar las alianzas y superar el rechazo que cada uno inspira en amplios sectores de la sociedad brasilieña, y poder ganar el próximo 28 de octubre la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Haddad en campaña

Como es su costumbre, Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), visitó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en la cárcel de Curitiba (sur), donde el líder histórico de la izquierda purga una pena de 12 años de cárcel por corrupción.

El candidato, que hizo toda la campaña bajo el eslogan “Haddad es Lula”, agradeció el “liderazgo” de su mentor.

Campaña de Bolsonaro

Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), consiguió el 46.04% de los votos, en tanto que Haddad obtuvo el 29.26%.

El excapitán del Ejército, de 63 años, denunció “problemas” con las urnas electrónicas,  con los recursos financieros, así como el apoyo de “una parte de los medios” que favorecen al PT.

Jair Bolsonaro consiguió el apoyo de los sectores del agronegocio y de las iglesias evangélicas.

Las encuestas del sábado previo a la elección colocaban a los candidatos en virtual empate técnico en caso de una segunda vuelta electoral, con tendencia a favor de Bolsonaro (45%-43% según el Ibope y 45%-41% según Datafolha).

Rechazo  ideológico

Según la encuestadora Datafolha, Bolsonaro es el político con mayor índice de rechazo (del 45%), por construir una carrera plagada de declaraciones misóginas, homófobas y racistas, así como haber justificado la tortura durante la dictadura militar (1964-1985).

Bolsonaro aún se recupera de la puñalada que le asestaron en un mitin el 6 de septiembre, por lo tanto no podrá realizar campaña callejera.

Haddad en busca del centro perdido

Fernando Haddad tiene un camino más largo para llegar a la mayoría absoluta.

Su cercanía con Lula le permitió ganarse sectores carentes que identifican al exmandatario (2003-2010) con una época de progreso.

Pero también hay grupos y partidos que ven al líder de la izquierda como sinónimo de corrupción y de políticas que sumieron a Brasil en una recesión de dos años de la que empezó a emerger en 2017.

Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), podría ayudarlo a acortar distancias con Bolsonaro. Gomes fue ministro de Integración Nacional de Lula y consiguió 12.5% de los votos del pasado domingo.

Gomes anticipó que discutiría con los líderes del PDT la posición para la segunda vuelta, pero adelantó un posible apoyo a Haddad.

Haddad intentará conseguir el apoyo de la ecologista Marina Silva, con quien trabajó cuando fue ministro de Educación de Lula,  y de Henrique Meirelles, ambos obtuvieron el 1% de los votos, que a la hora de sumar pueden ser importantes.

Es una campaña muy breve, de tan sólo tres semana. En este período, Fernando Haddad buscará apoyos en todos los sectores, pero también deberá pensar en lo que ofrecerá a cambio.

SCJN declarara a favor de Gael García

Valladolid destino turístico mejor calificado por los viajeros