in ,

Comienza la recuperación en Florida tras el paso de Michael

El pueblo costero de Mexico Beach, Florida, quedó devastado el jueves 11 de octubre de 2018, luego de que el huracán Michael tocó tierra el miércoles en el Panhandle de Florida.- (Douglas R. Clifford / Tampa Bay Times a través de AP)
El pueblo costero de Mexico Beach, Florida, quedó devastado el jueves 11 de octubre de 2018, luego de que el huracán Michael tocó tierra el miércoles en el Panhandle de Florida.- (Douglas R. Clifford / Tampa Bay Times a través de AP)

MIAMI, Florida. (EFE).- Autoridades y la población en general unen sus fuerzas para comenzar la recuperación en Florida, tras el paso del poderoso huracán Michael, hoy, jueves 11 de octubre de 2018.

Después del paso de Michael como huracán de categoría 4, por el extremo noroccidental de Florida, las autoridades comenzaron las laboras para hallar y rescatar a los posibles damnificados por las inundaciones y los vientos de hasta 250 km/h.

El presidente Donald Trump y el gobernador de Florida, Rick Scott, hablaron sobre la situación que prevalece en la región y el presidente estadounidense declaró la zona como área de desastre mayor, para agilizar la llegada de recursos y asistencia del Gobierno federal para los afectados.

En la Casa Blanca, Trump dijo que el ciclón había sido “increíblemente destructivo y poderoso“, con rachas de vientos que habían alcanzado “casi 200 millas por hora” (320 km/h).

Destrucción en Mexico Beach

El centro de la tormenta pasó por Mexico Beach, la tarde del miércoles, y hoy parece una escena de guerra. Un sinnúmero de viviendas han sido arrancadas de sus cimientos y solo quedan en pie  pocas casas rodeadas de solares y escombros.

El gobernador Scott dijo que la destrucción es “inimaginable“, y señaló que este era el momento de realizar un “esfuerzo masivo” por tierra, mar y aire para buscar y rescatar a damnificados, para lo que cuenta con miles de policías, miembros de la Guardia Nacional y cuerpos de emergencias.

Hospitales cerrados

En Panama City, los principales hospitales permanecen cerrados. Se vieron obligados a desalojar a todos sus pacientes por los daños sufridos. Al menos, el centro médico Sagrado Corazón dejó abierta la sala de emergencias, a pesar de sufrir el derrumbe del tejado de uno de sus edificios, así como la destrucción de ventanas.

Andrew Gillum, candidato demócrata al gobierno de Florida y actual alcalde de Tallahassee, escribió en su cuenta de Twitter que “ciudades enteras han sido borradas de la costa” y encaran ahora una “larga recuperación.”

Huracán en tierra

El huracán tocó tierra el miércoles cerca de Mexico Beach con vientos de 250 km/h, acompañados de lluvias intensas y una marejada ciclónica que elevó el nivel del mar en hasta 4.2 metros en algunas zonas.

Brock Long, director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), reconoció que Mexico Beach se había llevado la “peor parte”, y sus esfuerzos se centrarán en evitar que el saldo de víctimas mortales aumente.

“Nuestro enfoque es buscar y rescatar, y obtener acceso a las áreas que han sido más afectadas“, dijo Long durante una rueda de prensa en la que destacó lo complicado de la tarea porque numerosas carreteras y calles están cortadas por la presencia de miles de árboles y escombros.

Abrir caminos

La tarea de abrir caminos permitirá a los equipos de las compañías eléctricas llegar a la zona del desastre para comenzar la recuperación del fluido eléctrico, que afecta a cerca de 800,000 viviendas y negocios en Florida, Georgia, las dos Carolinas y Alabama, según el portal especializado Poweroutage.us.

Nathan Deal, gobernador de Georgia, pidió “paciencia” a los residentes, pues las tareas de limpieza de las carreteras y recuperar el fluido eléctrico tomará su tiempo.

Pronóstico sobre Michael

El último boletín Centro Nacional de Huracanes (NHC), Michael prosigue su avance por el interior del país y ya está en la frontera entre las dos Carolinas, donde deja importantes precipitaciones y vientos de hasta 85 km/h antes de salir al océano Atlántico esta próxima madrugada.

La llegada de Michael dificulta las tareas de recuperación de esta región tras el paso en septiembre pasado del huracán Florence, que dejó en la costa sureste del país más de una treintena de víctimas mortales.

Ken Graham, director del NHC, alertó hoy de que, debido a la naturaleza “absolutamente abrumadora” del ciclón, Michael todavía es una amenaza en las Carolinas, donde se podrían registrar inundaciones en una zona con el suelo todavía saturado por las enormes precipitaciones dejadas por Florence hace unas semanas.

Derrumbe en Monterrey deja tres muertos y 8 desaparecidos

Trump anula leyes ambientales para construir el muro fronterizo