in ,

Miles de migrantes derriban la valla fronteriza y entran a México

Caravana de migrantes
Miles de integrantes de la caravana de migrantes superó la valla fronteriza y entró a México, la tarde de este viernes 19 de octubre de 2018.- (Foto: EFE/Esteban Biba/Gustavo Amador/Rodrigo Pardo)

CIUDAD HIDALGO, México. (EFE/Notimex).- Miles de migrantes hondureños lograron derribar la valla fronteriza entre Guatemala y México, después de estar varias horas detenidos por las fuerzas de seguridad.

Después de la una de la tarde, (18.00 GMT), los integrantes de la caravana de migrantes que arrancó el pasado sábado del norte de Honduras, pisaron tierra mexicana en el estado de Chiapas, muchos de ellos haciendo gestos eufóricos y saludando con los brazos abiertos.

Sin embargo, posteriormente fueron interceptados por policías federales mexicanos que han sido enviados a la frontera para reforzar la seguridad.

 

Migrantes se enfrentan a la policía mexicana

TECÚN UMÁN, Guatemala (AP) — Integrantes de la caravana de migrantes que logró cruzar un puente hacia México se enfrentaron con policías en la frontera.

Alrededor de 50 personas pudieron abrirse camino ante las autoridades, pero el resto retrocedió luego de que éstas los enfrentaran con gas pimienta. En respuesta, algunos migrantes lanzaron rocas.

Tras una labor de contención, la policía volvió a cerrar las rejas de la frontera. Uno de ellos dijo en altavoz que era necesario cesar las agresiones.

Los migrantes llegaron hasta este punto luego de derribar una valla fronteriza en Guatemala.

Primero pasaron sobre el portón los niños y las mujeres subiéndose a jeeps militares. Luego un grupo de hombres jóvenes comenzaron a tirar violentamente de la barrera y finalmente lograron derribarla, lo que permitió el paso de una marejada de personas que iban cantando “¡Sí se pudo!”.

Los habitantes de casas vecinas intentaron sofocar el calor arrojando agua a los migrantes, en su mayoría hondureños. Algunas personas se desmayaron.

Del lado mexicano un helicóptero militar sobrevolaba el lugar ante la pasividad de los agentes de policía que no pudieron controlar el paso de los migrantes.

“¡Somos hondureños, no somos traficantes, somos inmigrantes!”, gritaban varios mientras avanzaban hacia el cruce fronterizo.

Docenas de oficiales de la policía federal mexicana estaban en el puente respaldados por cientos de oficiales desplegados detrás de él.

Mientras tanto, las balsas que normalmente transportan a multitudes de personas a través del río fronterizo Suchiate trasladaban principalmente mercancías. Los operadores de las balsas dijeron que las autoridades mexicanas les habían advertido que no transportaran personas.

Rumbo a EE.UU.

Los migrantes intentan entrar a México para avanzar hacia Estados Unidos, lo que ha enojado al presidente Donald Trump, quien ha llamado a los países centroamericanos y a las autoridades mexicanas a que hagan todo lo necesario para detenerlos.

José Porfirio Orellana, un agricultor de 47 años de la provincia hondureña de Yoro, dijo que espera llegar a Estados Unidos debido a las pésimas condiciones económicas de su país.
“No hay nada allí“, dijo Orellana.

Respeto a sus derechos humanos

El gobierno mexicano ha dicho que los migrantes serán atendidos conforme a la ley y con respeto a sus derechos humanos: quienes tengan pasaporte o visa podrán entrar y los que presenten solicitudes de refugio serán atendidos. Los que infrinjan la ley serán deportados.

La cancillería mexicana anunció el jueves en un comunicado que ya inició una atención ordenada de quienes habían cruzado la frontera.

Admisión inmediata

Horas antes su titular, Luis Videgaray, pidió ayuda a la ONU para que el Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) colabore con México tanto para procesar las solicitudes como para encontrar una solución permanente para los migrantes hondureños.

En una entrevista con la red de Televisa Videgaray dijo que aquellos con pasaportes y visas válidas serían admitidos de inmediato, aunque reconoció que “anticipamos que esos son la minoría.”

Advertencia de Trump

Trump le ha dejado claro a México que está monitoreando su respuesta. El jueves amenazó con cerrar la frontera de Estados Unidos si México permitía a los migrantes avanzar. Más tarde, reprodujo un video de la policía federal mexicana que llegó a la frontera con Guatemala y escribió: “Gracias México, esperamos trabajar con usted.”

En abril, los funcionarios de inmigración mexicanos tuvieron cierto éxito en dispersar una caravana de menor tamaño.

La mayoría de los integrantes de la caravana salieron de sus casas de forma espontánea, con poco más que la ropa que llevaban puesta y las pertenencias que pudieron arrojar rápidamente en una mochila.

No pierden la esperanza

Pese a las advertencias lanzadas desde Washington, los migrantes no pierden la esperanza de avanzar hacia el norte.

Jonathan Guzmán dijo que sueña con encontrar un trabajo de construcción en Los Ángeles. “Es la tercera vez que intento cruzar“, agregó el salvadoreño de 22 años.

Entraron por la fuerza

CIUDAD DE MÉXICO.  (EFE/Notimex).- Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación de México, denunció hoy que los miles de hondureños de la caravana migrante entraron “por la fuerza” al país y que “lastimaron” a policías mexicanos que se encontraban en la frontera.

Navarrete Prida dijo que las autoridades mexicanas habían llegado a un acuerdo con los migrantes para que entraran a México de manera “ordenada” en grupos de entre 50 y 100 personas para ser revisados, pero la caravana “incumplió” el acuerdo.

 

No se usará la fuerza

Alfonso Navarrete Prida aseguró que el gobierno mexicano no usará la fuerza contra de los migrantes que se encuentran en la frontera con Guatemala, y los llamó a retomar el diálogo con las autoridades.

En entrevista para Milenio Noticias, el funcionario federal indicó que hay un intento violento para pasar la frontera, “están utilizando a niños como carne de cañón”, para ver que se les violenten derechos, sin embargo el gobierno mexicano no caerá en provocaciones.

Ayuda a los migrantes

Navarrete Prida refrendó que por parte del gobierno mexicano hay un ofrecimiento sincero de ayudar a los migrantes, “lo que queremos es tener la oportunidad de rescatarlos porque son una población vulnerable, y en este momento hay desinformación”.

Recordó que se acordó con los dirigentes de la caravana que no se les cerraría el paso, “lo único que se pedía es que fuera ordenado para poder tener una estancia documentada en México y no estar sujetos a irregularidades, lo cual fue aceptado por los migrantes”.

Sin embargo hubo un rompimiento de esos acuerdos pese a que el gobierno se comprometió a protegerlos, por lo que pidió que los migrantes regresen al diálogo que se tenía con las autoridades, para que el gobierno pueda respaldar a la caravana bajo el marco de las leyes nacionales en materia migratoria.

En caso de que no se retome el diálogo, el funcionario federal dijo que se valorará el uso de la fuerza, aunque dejó claro que la policía no violentará a los grupos vulnerables.

Sujetos encapuchados asaltan a una mujer en pleno día

Ruiz Massieu pide garantizar el buen trato a migrantes